Un equipo de científicos del Carnegie Institution for Science anunció ayer el descubrimiento de un planeta potencialmente habitable en un sistema de triestelar cercano .

El equipo, liderado por Guillem Anglada-Escude y Paul Butler, usó una novedosa técnica de procesar datos de las perturbaciones en la órbita de una estrella causadas por la gravedad de su o sus planetas.

De esta forma, en torno de GJ 667C, una estrella situada a 22 años luz de distancia (nuestra vecina , en distancias interestelares), pudieron encontrar un planeta que tiene unas 4.5 veces la masa de la Tierra, que da una vuelta en torno de su estrella cada 28 días y que recibe una cantidad de energía de su estrella similar a la que recibe la Tierra del Sol.

Este planeta es el nuevo mejor candidato para tener agua líquida y, quizá, vida como la conocemos , dice Anglada-Escude.

Una peculiaridad que llama mucho la atención de los astrónomos es que el sistema tiene un composición química muy diferente del nuestro, con apenas una cuarta parte de los elementos más pesados que el hidrógeno y el helio.

Steven Vogt, uno de los autores del estudio reveló al sitio space.com que es con esos materiales (pesados) con los que se forman los planetas, así que realmente no teníamos porqué esperar que esta estrella tuviera planetas.

La estadística nos dice que no deberíamos haber encontrado algo tan rápido y tan pronto a menos que haya un verdadero montón de planetas allá afuera dijo Vogt.

El Carnegie Institution for Science es una de las 23 organizaciones que, en torno de las ciencias el arte y los héroes, financió Andrew Carnegie en su natal Estados Unidos así como en varios países europeos, cuando al inicio del siglo XX decidió retirarse de los negocios y dedicarse a la filantropía.