La Semana de la Diversidad Biológica, el evento más importante de divulgación que celebra a la naturaleza de México llega este 2018 a su octava edición.

Este esfuerzo es una iniciativa que empieza con la década internacional de la biodiversidad biológica (2011-2020), que lo que busca es promover un esfuerzo para que el público conozca más sobre la naturaleza, conocer el estado de la biodiversidad, comprometerse y participar, a esto se le agregan las metas de Aichi propuestas por las Naciones Unidas en el convenio de diversidad biológica en el que como primer punto se habla de la concientización pública.

Probablemente ningún país tomó tan en serio este compromiso como México al dedicar una semana completa a la promoción de la biodiversidad biológica. En general, todos los países celebran y realizan actividades el 22 de mayo que es el día internacional para esta causa, pero en México es diferente, porque además las actividades se desconcentran de la capital y se genera una gran agenda nacional. El año pasado participaron 31 estados y 176 instituciones con 603 actividades representando a todos los sectores de la sociedad.

Este año se ha dedicado a las historias de éxito: acciones por la naturaleza, “las buenas noticias no se escuchan tan a menudo y requerimos oírlas para tenerlas en nuestra mente y darnos cuenta de que es posible cambiar la situación (...) Que hay gente que se propone cambiar la realidad y lo logran”, dijo Carlos Galindo Leal, representante de la Comisión Nacional para el Conocimiento y Uso de la Biodiversidad (Conabio), principal institución promotora del evento.

En la Ciudad de México la sede principal es la Biblioteca Vasconcelos, del martes 22 al viernes 25 de mayo, las tardes iniciarán con cortos de Cine en el Campo, National Geographic o Discovery Channel, éstas darán paso a la charla introductoria de un especialista, que diariamente a las 6 de la tarde, dará contexto a las dos historias de éxito que se expondrán más tarde, entre ellas, restauración de ecosistemas, áreas protegidas y corredores biológicos, pesca sustentable y restauración de corales, y agrobiodiversidad.

En distintas ocasiones hemos podido observar como la vocación de la Vasconcelos se ha transformado como un nuevo espacio de divulgación no sólo a través de los libros, en este sentido, Ramón Salaverría, subdirector de la Biblioteca, señaló que “este evento tiene interés desde el punto de vista bibliotecario, porque la biblioteca pública suele asociarse con el ámbito literario y en realidad va más allá y toca todos los ámbitos del conocimiento, de ahí que intentamos tener actividades relacionados con la naturaleza durante todo el año”, como ejemplo están la Semana del Árbol, las caminatas por el jardín de la biblioteca o la biblioteca humana.

El viernes 25 por la mañana el doctor José Sarukhán y el biólogo Hesiquio Benítez presentarán la Guía de Identificación de los Dragoncitos (lagartijas arborícolas, Abronia spp.) regulados por la CITES. Posteriormente, el dr Sarukhán presentará el libro Métodos para la caracterización de los manglares mexicanos. Un enfoque espacial multiescala. Ambas pláticas cerrarán con una sección de preguntas y respuestas.

El sábado 26 a las 6 de la tarde se proyectará la película Humboldt en México: La mirada del explorador. Estarán presentes la directora y productora Ana Cruz y el actor Alexander Holtmann (Humboldt), quienes al final comentarán el film con el público.

Para conocer la agenda completa se puede revisar la página www.biodiversidad.gob.mx/SDB/, también se puede participar con casos de éxito y sumarse a la agenda nacional. Durante todo el mes de mayo, hay que registrar las actividades, tales como pláticas, talleres, recorridos, exposiciones, conciertos, cine, video, cortos, teatro, pintura, fotografía, senderismo, libros, entre otras. Todas deben relacionarse con la conservación y conocimiento de nuestro capital natural para contribuir a su manejo sustentable a beneficio de la naturaleza y de la sociedad.

nelly.toche@eleconomista.mx