Principiantes (Anagrama, 320pp) Las publicaciones póstumas suelen suscitar expectativas y polémicas, y "Principiantes" no es la excepción.

El lector por fin podrá acceder a la versión sin corregir de los 17 relatos de la obra maestra de Raymond Carver, "De qué hablamos cuando hablamos de amor "(1981), sin la intervención severa de su editor Gordon Lish, quien mutiló casi 50% del libro. La fuente de esta edición, incitada por Tess Gallagher, la viuda del escritor, es el original que Carver entregó a Lish –entonces su editor en Knopf– en la primavera de 1980.

En ambos casos, la penúltima historia da título al libro. En el original de Carver, ese relato se titula Principiantes ( Porque me da la impresión de que, en el amor, no somos más que unos completos principiantes ).

En estas 17 pequeñas tragedias originales, se revelan nuevos significados de un universo convulso y tenso. Philip Roth –quien critica ahora la publicación inicial– opinó sobre este libro categóricamente: Si alguna vez hubo una pieza literaria que nunca requirió enmienda alguna, es ésta . Y Blake Morrison asegura que el verdadero Carver que vemos ahora es más tierno, menos crudo que el Carver de Lish .