Luego de tres meses, Ucrania y separatistas prorrusos se preparan para el primer cruce de palabras, a pesar de los bombardeos realizados en la región de Donetsk esperando calmar la violencia que ha roto la confianza entre Moscú y el oeste.