El director de cine Alejandro González Iñárritu hizo una revisión de su carrera profesional con alumnos de cine de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) en una clase magistral, en el marco de la entrega del grado de doctor Honoris Causa que recibirá el cineasta mexicano este jueves en la sala Nezahualcóyotl del Centro Cultural Universitario.

La UNAM dio a conocer que esta distinción será entregada a Alicia Bárcena Ibarra, Julia Carabias Lillo, Rolando Cordera Campos, José Antonio de la Peña Mena, Donald Bruce Dingwell, Vincenzo Ferrari, Alejandro González Iñárritu, María Elena Medina-Mora Icaza, Roberto Meli Piralla y Sandra Moore Faber, “personajes nacionales y extranjeros con méritos excepcionales, que, con sus contribuciones a la pedagogía, las artes, las letras y las ciencias han ayudado a mejorar las condiciones de vida y el bienestar de la humanidad".

Clase magistral con alumnos de cine en la UNAM

No estudió cine, pero a Alejandro González Iñárritu nunca le faltaron mentores, “es mentira que uno se hace solo, pero fui autodidacta, en este sentido, no estudié cine, así que tal vez tengo más que aprender yo de ustedes”, dijo el cineasta a los alumnos de la Escuela Nacional de Artes Cinematográficas en la UNAM, durante una clase magistral que tuvo este miércoles 25 de septiembre en el Auditorio de la ENAC.

Con Fernanda Solórzano como entrevistadora, González Iñárritu recordó su influencia musical y sus inicios como creativo en la radio y en la publicidad.

Foto: Notimex
Foto: Notimex

“Antes de hacer una película debo tener claro qué música es, qué genero es. Me imagino una película siempre como un género musical y creo que eso me lo dio los 5 años (de experiencia) en W FM”, dijo el director.

Ganador de cinco premios Oscar, Alejandro González Iñárritu es uno de los cineastas más aclamados y reconocidos en la industria cinematográfica por contar historias conmovedoras e internacionales sobre la condición humana.

En su plática el mexicano reveló algunas de las anécdotas tan crudas que lo motivaron a filmar historias, como la instalación que hizo sobre el atentado del 11 de septiembre. 

Cuando uno de sus amigos -Sean Peen- le presentó a un familiar de una víctima del atentado, quien dejó un mensaje “de amor hasta en sus últimos momentos de vida”, relató el director.

También dijo que hasta el momento lo más valioso de la actual filmografía mexicana le parece que es el documental; sin embargo, ha dicho que sería imposible para él hacer uno, puesto que se vería tentado a incidir y eso ya sería ficcionado.

Solórzano, como una de las críticas de cine más cotizadas en México, calificó a González Iñárritu como un hito en la producción contemporánea en México, “arrancó el capítulo más reciente del cine mexicano, lo mismo hiciste con la radio y la propia publicidad”, dijo la experta.

Sobre su incursión hacia el cine, Iñárritu dijo que fue más una necesidad de que las cosas se parecieran a lo que se imaginaba y que eso lo llevó a dirigir sin saber hacerlo metódicamente, pero que eso desencadenaría un aprendizaje que no ha parado desde entonces.

Foto: Notimex
Foto: Notimex

Resumió que el cine es para él una serie de actos de responsabilidad y sabiduría.

“El conocimiento es importante, pero creo que el cine es más bien un acto de necesidad. Hablaba de mentoría porque un profesor te enseña conocimiento, y el cine técnicamente no es un arte complicado, pero hablo de una necesidad que tiene que llegar a una sabiduría interior que trascienda el lado técnico”, describió González Iñárritu, además de que dijo su gran maestro sería el director polaco de teatro Ludwik Margules, quien se naturalizó mexicano.

kg