Al menos 305 personas murieron en menos de una semana, 204 de ellas en el estado de Alabama, por una serie de tormentas y tornados que azotaron el sur de Estados Unidos.