Conocí el Festival Entijuanarte hace 10 años, cuando se decía que Tijuana era la ciudad más violenta de México ... y lo era. Aquí se reflejó rápidamente la llamada guerra contra las drogas y llegó el miedo.

Pero hace 13 años nació un festival desde la sociedad civil que logró sacar a las calles a la gente y mostrar otra cara al mundo de Tijuana que no fuera la violencia.

No ha sido sencillo para la iniciativa; han tenido años buenos y malos respecto apoyos del Estado federal y estatal; pero Entijuanarte sigue porque es un evento necesario para la gente; y las autoridades se dieron cuenta al ver cómo la explanada del Centro Cultural Tijuana reventaba ante la llegada de familias enteras en busca de arte y cultura.

Todo el año, el festival, a través de su fundación, trabaja en proyectos en diferentes comunidades: han intervenido artísticamente la famosa avenida Revolución, en algún año fueron a colonias en riesgo y continúan trabajando en proyectos que ayuden a la gente.

Este año, Entijuanarte, que lleva como título Origen creciente, por primera vez en su historia tendrá música de banda, el Estado invitado es Sinaloa y de manera honoraria Nuevo León, se presentarán las bandas Agua Caliente y Santa Rosa.

También participarán los cantantes Chetes y Carla Morrison, toda una sensación de la música independiente, y la Orquesta Sinfónica de Sinaloa, entre muchas otras actividades.

Asimismo, se realizará el concierto de la soprano Claudia Cota, que ofrecerá un homenaje a la cantante argentina Mercedes Sosa y la conferencia “Donde rompen las olas”, a cargo de Pável Granados, colaborador de la Fonoteca Nacional, y María Elena Leal, hija de Lola Beltrán, en la cual abordarán la música de Pedro Infante y la propia Lola Beltrán.

También realizarán un homenaje a la cantante Chavela Vargas, por sus cinco años de fallecimiento.

Cecilia Ochoa, directora del evento asegura que “el festival tiene un impacto social muy importante y para esta nueva edición está más fuerte que nunca”.

Danza, cine, teatro, escultura, pintura, fotografía, artes plásticas y visuales, así como una feria de pymes culturales, son parte del banquete cultural que ofrece Entijuanarte.

Y créame que vale la pena darse una vuelta y adentrarse en Tijuana, una ciudad que sobrevivió a todo.