El elijo se escondió en una bóveda en París al comenzar la Segunda Guerra Mundial y quedó en el olvido durante décadas. El martes, el tesoro perdido de Renoir, Cezanne, Degas, Gauguin y Picasso facturó 3.5 millones de euros (4.3 millones de dólares) en una subasta en París.

La oferta de Sotheby's de 139 obras acumuladas por el visionario marchand parisino Ambroise Vollard, quien convirtió a artistas desconocidos en estrellas, fue una venta que los amantes del arte esperaron por años, en parte por la historia y mística de la colección.

Una escena de un burdel de Edgar Degas, un monotipo de prostitutas descorchando champaña, vestidas con muy poco más que sus medias elásticas, se vendió por 516.750 euros. Un grabado de Pablo Picasso de una pareja demacrada bebiendo vino y comiendo pan fue el trabajo mejor vendido de la noche, por 720.750 euros.

Muchas de las obras vendidas son grabados y dibujos. Están en un estado impecable, pues se mantuvieron lejos de la luz y el daño en una bóveda bancaria, dijo Andrew Strauss, vicepresidente de Sotheby's en París.

``En cierto modo, la gente está comprando directo de Vollard, uno de los grandes comerciantes de arte'', dijo.

La historia que llevó a la subasta contiene muchas vueltas y giros _ y misterios irresueltos.

Vollard murió en un accidente automovilístico en 1939, dos meses antes de estallar la Segunda Guerra Mundial. Parte de su colección pasó a manos de un joven conocido yugoslavo llamado Erich Slomovic, en circunstancias aún poco claras.

Slomovic envió parte de la colección a Yugoslavia en equipaje diplomático, y muchas de esas obras las tiene hoy el Museo Nacional en Belgrado. Otras las puso en una bóveda en el banco Societe Generale en París.

Entonces Slomovic, quien era judío, fue asesinado por los nazis en 1942. La bóveda del banco fue olvidada hasta 1979, cuando empleados la abrieron esperando vender parte de su contenido para recuperar cuotas no pagadas de almacenamiento.

Una venta se planificó en la casa de subastas Drouot en París en 1981, pero se la canceló por orden de la corte ante una protesta de los herederos de Vollard. Tras una prolongada batalla legal, una corte francesa le otorgó una pequeña fracción de las obras a los herederos de Slomovic y la mayoría a los de Vollard. La familia del marchand puso la colección en venta a través de Sotheby's.

La pieza más prominente ya se había vendido en Londres la semana pasada. La pintura de 1905 ``Arbres a Collioure'', del artista francés André Derain, fue adquirida por casi 16,3 millones de libras esterlinas (casi 20 millones de euros).

Una de las obras destacadas de la venta del martes fue un retrato al óleo que hizo Paul Cezanne de un amigo de la infancia, el escritor Emile Zola. Pero debido a un error en el proceso de subasta, la pintura no se vendió, dijo Sotheby's.

El retrato es raro. Cezanne destruyó la mayoría de sus retratos de Zola ``porque pensaba que no eran suficientemente buenos'', dijo Samuel Valette, director del departamento de arte impresionista y moderno de Sotheby's en París.

Zola, cuya amistad con Cezanne luego se tornó amarga, se quejó en una carta del perfeccionismo del pintor: ``Quizás Paul tiene el genio de un gran pintor, pero nunca tendrá la capacidad de convertirse en uno. El menor obstáculo lo lleva a la desesperación''.