La diversificación de la oferta con la entrada de Cadena Tres, la nueva estrategia de TV Azteca y la consolidación de Televisa en el mercado, aunado al crecimiento exponencial de las plataformas digitales, implican retos importantes en el negocio publicitario y para los propios concesionarios.

Como parte de la reestructura del mercado, Benjamín Salinas Sada, CEO de TV Azteca, anunció que el 2016 será el año de mayor inversión en nuevas producciones en la historia de la televisora, con lo cual se da paso a la reinvención de TV Azteca. Desde el 2015, inició con movimientos administrativos y de producción encaminados a mejorar su oferta.

El rediseño contempla la creación de Estudio Trece (13) y Estudio Siete (7) en un modelo que permite la llegada de los mejores contenidos a la televisión abierta, al tiempo que garantiza la eficiencia financiera de la empresa.

Gabriel Sosa, especialista del sector, dijo que las televisoras se están transformando en centros de producción de contenidos, seguirá siendo importante la venta de espacios publicitarios, la generación de rating, pero a la luz de los cambios de consumos, avances tecnológicos, el secreto es enfocarse en la producción de contenidos para diferentes plataformas .

Para Ernesto Piedras, director de The Competitive Intelligence Unit, el reto es adaptarse a las nuevas plataformas. Hoy hay hábitos diferenciados (...) El mismo pastel está repartiéndose entre más consumidores. El ecosistema está cambiando, hoy hay muchas tecnologías y está creciendo .

Dio como referencia que para este año, el pronóstico de la inversión publicitaria en Internet será superior a los 12,000 millones de pesos contra los 10,000 millones de TV de paga; para el 2020, ésta podría ser de 16,000 millones de pesos, mientras que en TV de paga apenas rondaría los 12,000 millones.

Al respecto, Sosa comentó que es interesante las decisiones empresariales a partir de resultados financieros, pero con estrategias para reinventarse, generar nuevos contenidos, nuevos productos para beneficio de la audiencia .

Recientemente Televisa lanzó Blim, su oferta de entretenimiento de video bajo demanda por suscripción (SVOD).

Para Sosa, que las televisoras tradicionales tengan presencia en TV de paga, en servicios over-the-top, e Internet implica estar un paso adelante, pero la esencia son justo los contenidos. Netflix, si no le hubiera apostado a la producción propia, habría terminado siendo TV de paga .

Destacó que la publicidad se va a fragmentar aún más. Pasaremos de dos jugadores a tres, pero aún viene una nueva licitación de frecuencias de TV, la eventual llegada de Cadena Tres, y hay que estar atentos a Multimedios ahora que vendió a Televisa su participación en Televisión Internacional, si bien implica una fragmentación, pero paralelamente podría ser incentivo para abrir nuevos mercados .

cjescalona@eleconomista.com.mx