“En tiempos pasados el tratamiento que recibía una mujer diagnosticada con cancer de mama era a base de quimioterapia, un tratamiento con mucha toxicidad debido a que no solo ataca a las células tumorales, sino que también toca a las normales”, explica el doctor Omar Peña Curiel, oncólogo médico especialista en cáncer de mama del Hospital Zambrano Hellion.

 Hoy sabemos más sobre la biología de las células tumorales, dijo en el marco del 37 Congreso Nacional de Oncología SMEO, hemos aprendido sobre sus puntos débiles y como dirigir tratamientos, a esto se le llama medicina personalizada.

 En entrevista el especialista expuso que debemos entender que el cáncer de mama no es una sola enfermedad, existen muchos tipos diferentes y cada uno tiene un tratamiento específico.

 El cáncer de mama HER2 positivo por ejemplo, es aquel que arroja resultados positivos en la prueba de detección de una proteína denominada Receptor del Factor de Crecimiento Epidérmico 2, que favorece el crecimiento de las células cancerosas.

En aproximadamente 1 de cada 5 casos de cáncer de mama, las células cancerosas presentan la mutación genética que produce un exceso de la proteína HER2. Hoy existen varios medicamentos que están dirigidos a esta proteína, entre ellos:

  • Ado-trastuzumab emtansina (Kadcyla)
  • Pertuzumab (Perjeta)
  • Trastuzumab (Herceptin)

El receptor de HER2 es la manera en que la célula se alimenta y hace que crezca, los medicamentos justamente llegan a esa proteína, a la superficie de la célula, bloquean este receptor y de manera coloquial, es como si le cortaran el alimento.

“De esa manera estamos tratando este tipo de cancer sin tener que utilizar la quimioterapia como primera fuente de atención”, este tipo de información es la que se discute durante el Congreso

Agregó que esto no significa que la quimioterapia ya no tenga un papel importante, pues sigue siendo el protagonista de la historia del tratamiento, la diferencia es que los desenlaces a mediano y largo plazo son mucho mejores que lo que eran hace 20 años.

Hoy tenemos mayores supervivencias, en los últimos años incluso se ha duplicado, los retos con el tratamiento personalizado se alejan de las consecuencias de un tratamiento con quimioterapia, aunque el especialista acotó que aún hay mucho trabajo por delante, como problemas cardiacos a largo plazo.

“HER2, junto con el cancer triple negativo, eran los tipos que más muertes causaban. Después de la aprobación de los fármacos, la supervivencia cambió de una manera impresionante, las curvas de supervivencia son prácticamente del doble, eso es para lo que nos sirven este tipo de congresos, poder conocer estos nuevos datos y llevarlos a nuestra práctica diaria con mayor certeza y seguridad”.

Reiteró que la investigación científica es la manera en que podemos tener esa confianza y aunque parece que la ciencia avanza lentamente, está dando pasos muy importantes.

Los tratamientos alternativos

Sobre los tratamientos alternativos, el especialista aseguró que el 90% de los pacientes tienen alguna inquietud al respecto, “es muy entendible para los pacientes que están pasando por algo tan fuerte, buscar alguna alternativa suena muy factible, sin embargo, es importante que la gente sepa que muchas de estas terapias alternativas se han estudiado con interacciones negativas sobre el tratamiento de un paciente”.

Como recomendación, el doctor dice no estar en contra de todo, pero lo más importante es que todo sea consultado con el médico tratante, para revisar si existe algún riesgo o compromete el tratamiento.

Si una vez analizado el tema, no hay evidencia de que esto pueda tener una complicación, no significa que no exista, solo que no ha sido estudiada y por lo tanto se preferiría suspender el tratamiento alternativo para no ver mermado el tratamiento avalado científicamente.

Aún peor es dejar los tratamientos como quimioterapias por productos alternativos, esto se ha documentado y revela muchos desenlaces fatales para estos grupos, por lo que el especialista fue contundente, “esa no es una alternativa viable"