Más de 100 artistas callejeros llenaron la región belga de Famenne, donde se llevó acabo el festival de "Statues en Marche" dando vida a originales estatuas: algunas bañadas en oro, con lazos en la cabeza e incluso decapitadas. Este espectáculo estuvo acompañado de bailes, juegos, trucos de magia y sobre todo, muchas sonrisas.