Los Angeles, EU. Las salas de cine estadounidenses se negaron a estrenar, incluyendo la alfombra roja prevista en Nueva York, una comedia de Sony Pictures que supuestamente ofendía a Corea del Norte, luego de que piratas informáticos lanzaran una escalofriante amenaza que evocó los ataques del 11 de septiembre del 2001.

El estudio de Hollywood había dicho que la empresa no está retirando la película del mercado y dejó en manos de las salas de cine la decisión de proyectar o no The Interview (llamada Una loca entrevista en Latinoamérica), una comedia de enredos sobre un complot de la CIA para asesinar al líder norcoreano Kim Jong-un.

Pero varias importantes cadenas de cine como AMC, Regal, Arclight y Cineplex aseguraron que no exhibirían The Interview, al igual que los teatros Carmike y Bow Tie, informaron medios estadounidenses.

Tras la decisión de la mayoría de nuestros socios cinematográficos de no proyectar la película The Interview, hemos decidido no mantener la fecha del estreno , explicó más tarde Sony en un comunicado.

Respetamos y entendemos la decisión de nuestros socios y, evidentemente, compartimos totalmente su primordial interés de garantizar la seguridad de sus empleados y de los espectadores , afirmó Sony Pictures.

Entretanto, las estrellas de la película, James Franco y Seth Rogen, cancelaron todas las apariciones públicas que tenían previstas para promocionar su trabajo.

Amenaza que evoca el 11/9

El nerviosismo sobre The Interview es consecuencia de las amenazas del autodenominado grupo GOP o Guardianes de la Paz (Guardians of Peace), que advirtió en un mensaje escrito en un inglés imperfecto que a todos los que fueran a ver la cinta les aguardaría un amargo destino .

Pronto todo el mundo verá la horrenda película que hizo Sony Pictures Entertainment. El mundo estará lleno de miedo , advirtió el comunicado.

Recuerden (los ataques de) el 11 de septiembre del 2001 , agregaron los piratas informáticos. Les recomendamos que se mantengan alejados de los cines. (Si su casa está cerca de uno de ellos, es mejor que no esté) .

Entretanto, las autoridades estadounidenses han minimizado la gravedad de la amenaza y el gobierno de Corea del Norte ha negado cualquier vinculación con el ciberataque del 24 de noviembre.