Como los propios productores estadounidenses han admitido, México es un mercado esencial para mantener precios e ingresos de miles de empresas del sector primario.