La caída en la producción de crudo afecta al dinamismo de la generación de empleos y a los niveles salariales de los territorios del país.