Hoy comienza Ambulante 2014. Con los años, la gira de documentales que Gael García Bernal, Diego Luna y su empresa Canana comenzaran como un proyecto alternativo se ha ido convirtiendo en uno de los festines de cine más atractivos del año.

Y es que se juntan el hambre con las ganas de comer: en la era del todos sabemos de todo y opinamos de todo , el público quiere conocer historias que se sientan reales. Al mismo tiempo, en el mundo (y de manera muy importante en México), la producción y distribución de documentales ha crecido gracias al fácil acceso a la tecnología audiovisual y a una necesidad muy contemporánea del testimonio y la denuncia en primera persona.

Una semana en el DF. Después Ambulante recorrerá el país. Como suele suceder con los festivales de cine, es muy difícil ver todas las películas (son muchas). Si es de los afortunados que puede, hágalo, porque el programa de este año es excelente, lleno de documentales incisivos y muy divertidos.

Por lo menos vea una película al día. Aquí, siete películas para una semana de Ambulante.

EL ACTO DE MATAR. JOSHUA OPPENHEIMER

Que esta obra extraordinaria llegue a México es una oportunidad para no desperdiciarse. Es un documental que hace época y no es puro esnobismo que gran parte de la crítica internacional lo haya considerado el mejor filme del 2013.

Oppenheimer y sus codirectores, Christine Cynn y un activista indonesio que permanece anónimo por su seguridad, viajaron a Indonesia para contar la historia desconocida por casi todo el mundo de las matanzas que tuvieron lugar ahí tras el golpe militar de 1965.

Se toparon con que los perpetradores de la matanza seguían en el poder. Oppenheimer se acercó a ellos con una petición arriesgadísima: recrear las ejecuciones para la cámara. Aceptaron encantados. Es más: decidieron rodar sus propias versiones: un musical, un western, una película de acción. El asesinato de medio millón de víctimas como aventura fílmica. La despersonalización en su punto máximo. Y el cine como transporte paralelo del horror y la denuncia.

Nominada al Óscar como mejor documental.

CUTIE Y EL BOXEADOR. ZACHARY HEINZERLING

Una pareja que ha estado junta durante 40 años es algo notable, aunque no necesariamente extraño. Pero el matrimonio que protagoniza Cutie y el boxeador es las dos cosas: notables, extraños y muy seductores. Es la historia de Ukio y Noriko Shinohara, dos artistas plásticos de origen japonés que viven en Nueva York. Han estado juntos come rain or come shine: pobreza, alcoholismo, falta de reconocimiento y las dificultades generales que surgen entre dos personalidades radicales que comparten cama. Una bonita historia de amor.

PEZ NEGRO. GABRIELA COWPERTHWAITE

Una crítica durísima al uso de la grandes orcas como animales recreativos en los parques acuáticos. Cuenta la triste historia de Tilikum, una orca macho que es estrella de los shows del SeaWorld de Orlando. Tilikum ha matado a tres personas, ¿es por qué es un asesino por naturaleza o por el peso del cautiverio? La cuestión principal de la cinta es preguntarnos si tenemos derecho a usar animales para nuestra pura diversión.

EXPRESO A NUEVA ORLEANS. EMMETT MALLOY

No todo es denuncia e indignación. Un documental también puede ser alegría. Como Expreso a Nueva Orleans, una roadmovie que en realidad es un concierto portátil. Mumford & Sons, Edward Sharpe and the Magnetic Zeros y Old Crow Medicine Show viajan en un tren de vapor recorriendo gran parte de Estados Unidos. Paran en poblaciones pequeñas, esas que son el corazón norteamericano, tan iguales entre ellas, y dan conciertos. Sí, todo es muy hipster, pero también es adorable: todo mundo se emociona en esos conciertos rurales y esa algarabía se transmite al espectador. No hay mayor discurso, sólo el camino, la vida sencilla y música de banjo.

LA NECESIDAD ESPECIAL. CARLOS ZORATTI

Enea, Carlo y Álex quieren lo mismo que cualquier veinteañero: aventuras y sexo. Especialmente Enea, que a sus 29 años todavía no ha tenido novia y le urge acostarse con alguien. Los tres amigos emprenden un viaje por Europa en busca de una mujer para Enea. Por cierto, Enea tiene autismo y Carlo y Álex son sus cuidadores en una casa para personas con discapacidad. Lo mejor de la película es que afronta el autismo del protagonista como una característica más suya. En resumidas cuentas, los tres muchachos son iguales y están unidos por una amistad muy a la universitaria: bromas, agresiones cariñosas, competencia y solidaridad.

EL CUARTO DESNUDO. NURIA IBÁÑEZ

Todo sucede en una misma habitación: la sala de consultas de un hospital psiquiátrico infantil en el DF. A través de las conversaciones entre los pacientes, sus papás y los psiquiatras, se van tejiendo historias no sólo de enfermedad, sino de descubrimiento, frustración y de la vida cotidiana de las familias mexicanas. Narrado con extrema sencillez, El cuarto desnudo da el papel central a estos jóvenes pacientes, que tienen que sobrevivirse a sí mismos. Sin salir del consultorio y sin recurrir a lágrimas fáciles, la película desnuda las relaciones familiares, siempre tan complicadas, y un mundo violento al que los niños muchas veces se enfrentan solos.

AMO DEL UNIVERSO. MARC BAUDER

Ahora que Scorsese y El lobo de Wall Street nos enseñaron lo descarados que son los criminales financieros, el documental de Bauder adquiere mucho atractivo. Amo del Universo es el retrato psicológico del mundo financiero. Rainer Voss fue durante décadas unos de los banqueros más importantes de Alemania. Tras la crisis mundial del 2008 perdió su empleo y gran parte de su fortuna. Sin nada que perder, accede a contarle al documentalista la absoluta verdad detrás de la fachada pulida de los bancos y las firmas financieras. Un mundo de testosterona, narcisismo y supersticiones: irresponsabilidad y poder absoluto.

[email protected]