“No tenemos ningún dato que ocultar. Nuestras cuentas son auditadas año con año y nada de esto duplica las actividades del Conacyt, sino que las complementa”, fue el mensaje de la doctora Julia Tagüeña, coordinadora general del Foro Consultivo Científico y Tecnológico (FCCyT), ante las acusaciones que el lunes 29 de julio hiciera el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt), a través del comunicado 048 a este organismo.

“Amanecimos con la sorpresa. Definitivamente no hay nada personal y no sé a qué se debe”, aseguró la representante del FCCyT.

Dijo que efectivamente hay una confusión, “pero no de nuestra parte. Nosotros tenemos muy claro qué es el Conacyt. Es la autoridad en ciencia, tecnología e innovación. La duda viene del otro lado”. Ante este hecho, aseguró que se debe evitar la división y llegar a un acuerdo: “El FCCyT siempre ha querido colaborar y sigue en la misma actitud. Lo que no es posible es suponer que la única vía donde la comunidad se manifieste sea a través del Conacyt. Nunca ha sido así y la ley lo mandata”.

Confirmó que desde la iniciativa de ley presentada por la senadora Ana Lilia Rivera (“Un retroceso, la propuesta de ley sobre ciencia: académicos”, El Economista, 12 de febrero del 2019) se proponía desaparecer el FCCyT: “Desde enero hay un esfuerzo claro por acabar con él y con toda la participación de la comunidad en general, pero si desapareciera el foro, desaparecería la voz autónoma de la comunidad de ciencia, tecnología e innovación. Yo creo firmemente que esto no va a suceder y hay que apostarle a eso”.

La investigadora y académica Julia Tagüeña aseguró que discutir es perder el tiempo. Sin embargo, consideró importante tener respuestas precisas para evitar especulaciones: “No podíamos permitir que fuera una acusación velada (...) Somos conscientes de que es el dinero de la sociedad mexicana y que nos debemos a ella”.

De entrada, hay una confusión jurídica, pues éste es un organismo autónomo, que no depende del Conacyt y tampoco requiere permiso para actuar, y además tiene funciones muy claras en la Ley de Ciencia y Tecnología, establecidas por los artículos 36 y 37 fracción III d, dijo.

Tagüeña aclaró que el FCCyT no lleva a cabo convocatorias, pues no son cabeza de sector, sino que hace actividades complementarias: “Este es un espacio único donde se pueden conseguir consensos y grandes acuerdos que nos ayudan a todos”.

Negó que el foro use las bases de datos de investigadores de manera inadecuada, como acusó el Conacyt, y señaló que las consultas que se realizan son a partir de las bases de datos que el mismo foro ha construido, y que responden a los principios establecidos en la Ley Federal de Protección de Datos Personales en Posesión de los Particulares. “Llevamos 17 años construyendo una base de datos mucho más grande que la del Sistema Nacional de Investigadores (SNI), pues incluye a empresarios, gente que tiene que ver con innovación y demás involucrados en el sector”, sostuvo Tagüeña.

Sobre la acusación de haber excedido el gasto para el cumplimiento de sus funciones, el FCCyT reportó haber recibido del 2013 al 2018 un monto de 218,577 millones de pesos. En el último año, el gasto se dividió en .36% para telefonía celular, .67% en bocadillos, 7% en servicios generales, 18.92% en administración y operación, y 70.7% en desarrollo de proyectos. Todo esto conforme al artículo 38 de la Ley de Ciencia y Tecnología que mandata al Conacyt otorgar los apoyos necesarios para la operatividad de este órgano. Cabe mencionar que la propia Julia Tagüeña no cobra un sueldo por sus funciones en el foro.

Al mismo tiempo, la representante aclaró que aún no se recibe el apoyo que la ley mandata para este año: “Esto nos afectaría fuertemente, pero más allá perturbaría el juego democrático. El motivo por el cual la ley especifica que el Conacyt debe pagar la operación del foro es porque se requieren órganos autónomos para la toma de decisiones”.

“Esperábamos que en julio ya se otorgara el monto asignado para el siguiente semestre, con sus respectivos ajustes en medio de la austeridad”. Hasta ese momento, Tagüeña se decía esperanzada de que esto se resolviera en las próximas horas. Sin embargo, un nuevo comunicado emitido por Conacyt en el momento de la conferencia de prensa eliminó las esperanzas.

El comunicado número 051 explica que tras una consulta realizada a la Secretaría de la Función Pública y con base en la respuesta recibida por dicha dependencia se informa que el Conacyt no se encuentra obligado a transferir recursos económicos al FCCyT, pues se trata de una asociación civil. Y continúa.

Julia Tagüeña confirmó ante este hecho que el FCCyT es una asociación civil, pero que viene mandatada por la propia ley, por lo que se estará analizando la forma de actuar frente a la probable cancelación de apoyos. “Quieren dejarnos sin recursos, pero eso no quiere decir que ahí se acabó la historia. Lo que haremos de entrada será consultar de nuevo y ya veremos. Vamos a protestar”, concluyó la coordinadora general del foro.

Otras voces se han manifestado a través de sus cuentas de Twitter:

  • Gabriela Dutrenit, investigadora de la Universidad Autónoma Metropolitana y ex Coordinadora del FCCyT: “Este comunicado no contribuye al clima de tensión; al @Conacyt_MX le tocaría liderear la defensa de la ciencia y no los ataques a la misma”.
  • Brenda Valderrama, presidenta de la Academia de Ciencias de Morelos: “Ante la crisis presupuestal que padecemos, la comunidad científica precisa de la suma de todas las voluntades. El @foroconsultivo ha sido y es un espacio de libre expresión para los elementos del sistema nacional de ciencia, tecnología e innovación, insisto, sumemos, no dividamos”.
  • Luis Mochan, del Instituto de Ciencias Físicas de la UNAM: “Tal parece que @Conacyt_MX le declara la guerra abierta, en términos legaloides, al @foroconsultivo por la consulta que hizo entre miembros del SNI sobre la LCyT, de acuerdo con un comunicado de su Dirección General.
  • Alma Maldonado, investigadora del Cinvestav: “Ya se veía venir, en el presunto proyecto de ley de ciencia del @Conacyt_MX eliminan al @foroconsultivo quien ha sido una de las pocas instancias que ha salido a defender a la comunidad científica”.
  • Martín Bonfil Olivera, divulgador de la ciencia en la DGDC de laUNAM: “El @Conacyt_MX debería avergonzarse de amenazar y hostigar al @foroconsultivo, institución valiosa, necesaria, útil, y de desempeño notable, sólo por adoptar una psotura crítica ante las medidas irresponsables que dañan a la ciencia. Eso se llama intolerancia y represión”.

[email protected]