La compra del Teatro de la República es para el Senado una forma de recordar los debates y discusiones de los constitucionalistas que, sentados en ese recinto, dieron vida a la Constitución Política que actualmente rige a México.

En el marco del contrato de promesa de compra y venta de este inmueble en la Ciudad de Querétaro, el presidente de la Mesa Directiva de la Cámara Alta, Pablo Escudero, detalló: Grandes discursos se dieron aquí de algunos constitucionalistas importantes: Palaviccini, algunos generales, habían muchos que estaban aquí debatiendo los temas de educación, los temas del sindicalismo, los temas de seguridad. Y sin duda me parece que este acto lo que hace es recobrar parte de la historia de este grandioso país .

Acompañado por los senadores Emilio Gamboa Patrón, Roberto Gil Zuarth y Enrique Burgos García, Escudero explicó que el edificio formará parte de los bienes materiales del Senado de la República.

En este espacio, el presidente de la Cámara Alta relató que el teatro fue el escenario de la promulgación de la Constitución Mexicana del 5 de febrero de 1917; fue también donde por primera ocasión oficialmente se tocó el Himno Nacional el 15 de septiembre de 1854; ahí se reunió el consejo de guerra que enjuició y condenó a Maximiliano e incluso hace 100 años, el 30 de noviembre de 1916, se declaró instalado el Congreso Constituyente.

Los planes del Legislativo para el edificio son otorgarle calidad de Patrimonio Histórico y posiblemente construir un museo y una biblioteca in situ o virtual.

El avalúo del Teatro de la República ronda 100 millones de pesos y se planea saldar la compra con ahorros de los capítulos 2,000 y 3,000, explicó Escudero.

Adicionalmente, el senador indicó que se calcula que se emplearán entre 25 y 30 millones de pesos para el mantenimiento y remodelación del inmueble.

ana.langner@eleconomista.mx