Galería: Cada Viernes Santo, las calles del centro de San Luis Potosí son el escenario de la Procesión del Silencio, uno de los mayores rituales religiosos en que participan los católicos para guardar luto por la muerte de Jesús.