Para que haya una economía del conocimiento, es necesario que exista un mercado del conocimiento que permita el flujo, la comercialización y la valoración de las ideas, de las patentes y de los procesos públicos y privados , dijo Enrique Cabrero en la primera reunión de trabajo de la Comisión de Ciencia y Tecnología en la Cámara de Senadores.

Ante un grupo de senadores, diputados y académicos, el titular del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt) dijo que el tema de la economía del conocimiento debe asimilarse como el impulsor de la competencia entre las economías del mundo; sin embargo, aseguró, para adentrarse en este terreno no se requiere solamente incrementar el nivel de inversión en Ciencia, Tecnología e Innovación (CTI), sino emprender acciones encaminadas a cambiar la economía de un país para generar mayores ideas, patentes y procesos que le den una ventaja a los sistemas de producción.

Al referir que es necesario eliminar las barreras que obstaculizan el desarrollo de una economía del conocimiento –como la escasa interacción academia-empresa y liberar ciertas normatividades a las instituciones de educación superior, por ejemplo-, Cabrero destacó:

Estamos normados como organismos de otra naturaleza y eso dificulta el flujo del mercado del conocimiento .

UN NUEVO CONACYT

Enrique Cabrero dijo que el nuevo escenario de la política científica obliga al Conacyt a replantearse en su esquema para pasar de ser una institución receptiva de demandas a un organismo que elabore los planteamientos y que respalde a los demás actores. Es un Conacyt que en el corto plazo debe volcarse hacia afuera, que debe identificar mejor las demandas y que debe coadyuvar desde la formulación de éstas a que vayan en el sentido de una verdadera política pública.

Asimismo, indicó la necesidad de contar con un mapa específico de capacidades científicas, tecnológicas y empresariales para ubicar los recursos en los clústeres científicos, tecnológicos y de innovación que ya han comenzado a operar en el país.

POR EL DESARROLLO?ECONÓMICO Y SOCIAL

Por su parte, la coordinadora general del Foro Consultivo Científico y Tecnológico, Gabriela Dutrénit, agregó que el objetivo final de la política pública para CTI es el desarrollo económico y social inclusivo basado en esquemas donde el conocimiento contribuya a mejorar la competitividad del sector productivo, desarrollar innovaciones inclusivas y proponer políticas públicas incluyentes para el bienestar social.

Dutrénit agregó que la evidencia internacional demuestra que al aumentar el esfuerzo de inversión en CTI ocurre un efecto multiplicador del gasto federal en ciencia y tecnología en el PIB, y se puede elevar la productividad y transformar el patrón de especialización, mejorando la competitividad sistémica de la economía, el nivel del empleo, así como la distribución del ingreso.

En ese sentido, indicó que mediante instrumentos del Estado como los fondos sectoriales o de apoyo a la innovación, el gobierno busca incentivar la participación del esfuerzo privado. Entre los puntos de la Agenda Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación que se presentó al Senado a fines del año pasado, la doctora Dutrénit destacó la propuesta de establecer una agencia mexicana de innovación y un programa de estímulos fiscales para promover la investigación y el desarrollo tecnológico.

MODIFICACIONES LEGISLATIVAS

Por su parte, los senadores del PAN, Juan Carlos Romero Hicks y Francisco Búrquez Valenzuela, se pronunciaron por impulsar un paquete de modificaciones legislativas que ayuden a promover el desarrollo de la ciencia, tecnología e innovación del país, además de que den solución a los actuales problemas que enfrenta el sector, entre los que se encuentra el financiamiento.

El senador Romero Hicks indicó que es necesario reformar la ley general de ciencia y tecnología, la Ley Federal de Responsabilidades Administrativas de los Servidores Públicos y la Ley General de Educación, lo que permitiría impulsar el emprendedurismo e innovación entre los servidores públicos, además de promover el uso adecuado de Internet y los contenidos sobre ciencia, tecnología e innovación en los centros escolares del país.