En marzo del 2017, la inflación en México registró un repunte de 0.61%, la variación más alta para un mes de marzo desde el 2009. La variación fue impulsada por el aumento de precios en transporte, que registró un incremento de 12.85%, así como el de los energéticos, que acusó un crecimiento de 12.56% en el mismo lapso.