Madrid. El gobierno socialista español anunció sus planes de reformar la Ley de Memoria Histórica sobre la dictadura franquista (1939-1975) aprobada en el 2007 por el expresidente José Luis Rodríguez Zapatero para incluir una comisión de la verdad y un censo oficial de víctimas.

La ministra de Justicia, Dolores Delgado, compareció ante el Congreso para presentar los planes de su departamento, que tiene una nueva Dirección General para la Memoria Histórica para garantizar el derecho a la reparación de las víctimas e impulsar la búsqueda de los desaparecidos durante la guerra civil y la dictadura.

Como parte de la reforma de la ley, congelada bajo los gobiernos conservadores de Mariano Rajoy (2011-2018), el ministerio quiere crear una comisión de la verdad y establecer un procedimiento por el que quienes vieron sus bienes incautados durante el franquismo podrán solicitar una compensación en efectivo.

También se establecerán planes de búsqueda de los desaparecidos de la Guerra Civil y la dictadura franquista, declararán la nulidad de los tribunales de excepción franquistas y sus sentencias, facilitarán las exhumaciones y publicarán un censo oficial de víctimas de la contienda y el franquismo, lo cual sería muy ambicioso, ya que hay miles de cuerpos enterrados en fosas comunes a lo largo y ancho del país, sin haber sido nunca identificados.

“No puede ser que personas con más de 90 años se desesperen intentando recuperar los restos de sus padres, de sus familiares, ante la negativa de un juez o la arbitrariedad de un ayuntamiento”, manifestó Delgado.

Huellas del pasado

Se pretende retirar la simbología de “exaltación de la Guerra Civil y la dictadura” e imponer sanciones económicas en caso de incumplimiento, así como dar un nuevo significado al Valle de los Caídos trasladando los restos de Francisco Franco.

Asimismo, se plantea ilegalizar aquellas organizaciones que hagan apología del franquismo, lo cual amenazaría la existencia de la Fundación Francisco Franco, que reivindica la memoria del dictador.