El domingo pasado se jugó el Super Bowl XLVII (47), posiblemente el último evento realmente masivo de la televisión. En sólo EU, fue visto por 108 millones de personas, lo que supone poco más de un tercio de toda la población. Fue el tercer evento más visto de la historia de la televisión, abajo apenas de los 111.3 millones que generó el mismo evento en el 2012 y los 111 que atrajo en el 2011.

La medición internacional es mucho más compleja y no hay estadísticas que permitan determinar con precisión cuánta audiencia genera, pero sigue siendo uno de los eventos transmitidos en mayor número de canales, tanto en televisión abierta como en la satelital, además de Internet, donde este año CBS generó un streaming en vivo.

Hay muchas razones por las que la gente sintoniza el partido, les guste el futbol americano o no. Sea porque está en todos los televisores de bares y restaurantes o porque es una perfecta ocasión para reunirse con amigos o familiares con el televisor de fondo, beber cerveza y comer botana. Lo cierto es que se vuelve un tema en común, algo de lo que se conversará el lunes en la oficina y en la calle.

Hay razones deportivas, por supuesto, para los seguidores de los dos equipos participantes (en este caso, San Francisco y Baltimore), pero también un puñado de razones extradeportivas que impulsan a sintonizarlo. El futbol no es lo único que se ve el domingo. Las enormes audiencias garantizan un espacio publicitario que prácticamente ya no se da en el mundo actual.

La publicidad se vuelve así un segundo imán del evento. Muchas campañas publicitarias esperan al superdomingo para lanzar comerciales y campañas, sabiendo que los verán cientos de millones de televidentes, pero también que el eco que recibirán posteriormente será aún mayor, en especial cuando hay espacios mediáticos importantes dedicados a hablar de los mejores y peores comerciales estrenados cada año.

En su blog, Seth Godin reflexionó hace unos días sobre la cultura del futbol americano y cómo ésta fue creciendo desde las preparatorias a las universidades y al nivel profesional. Cómo fue amalgamando intereses comerciales con deportivos, identidad con competitividad, todas las cuales culminan en un evento anual único e irrepetible, que viene a ser este partido.

Factores añadidos son las redes sociales, y entre ellas se lleva también un marcador. ¿Cuál fue la más mencionada en comerciales? Matt McGee de Marketing Land lleva esta estadística desde hace algunos años. El domingo pasado, Twitter resultó la red ganadora, con 26 menciones; Facebook, con cuatro; Instagram y YouTube, con una, y extrañamente Google+ no tuvo menciones.

Estamos hablando de menciones sea por texto o voz dentro de los comerciales que se transmitieron durante el partido. Un dato interesante, si consideramos que apenas el año pasado Twitter y Facebook empataron y que Google+, que supuestamente es la segunda red social más extendida del mundo, no es considerada por su valor comercial, por segundo año no tuvo menciones.

Twitter es la red más grande y de mayor crecimiento. Estadísticas recientes mencionan que 21% de los usuarios de Internet en el mundo usa Twitter. Quizá por ello no sorprenda que 24.1 millones de tweets se enviaran durante el partido del domingo (231,500 por minuto), de acuerdo con Daily Beast. El espectáculo de medio tiempo, Beyoncé, este año (el tercer imán del evento) generó por sí solo 5.5 millones de tweets.

El evento del domingo, deportivamente, fue considerado por los espectadores como uno de los mejores de la historia. Muchas marcas se rompieron, hubo la esperable dosis de jugadas espectaculares y un partido que parecía concluido en el medio tiempo dio completamente la vuelta para decidirse en forma dramática en los últimos segundos.

Muchos aspectos despertaban interés: el primer partido de este nivel con equipos rivales entrenados por hermanos (los Harbaugh). El retiro del linebacker estrella Ray Lewis. El himno nacional cantado por Alicia Keys. La conmovedora interpretación de America The Beautiful por el coro de niños de la primaria Sandy Hook.

Sin embargo, el segundo triunfo de Ravens probablemente sea recordado más bien por el inexplicable apagón de 35 minutos que oscureció la mitad de la cancha del Superdome de Nueva Orleans, dejando en la oscuridad la tribuna y a las bancas sin corriente eléctrica. Más de media hora de tiempo muerto al aire.

El apagón se hizo de inmediato presente en Internet, desde la propia CBS, que comentó que la única estadística que no esperaban reportar era Yardas desde el apagón , hasta Twitter donde el hashtag en el cual en menos de cuatro minutos se vendió el resultado de la búsqueda Power outage , que rápidamente llevaba a un comercial de Oreo: Power Out? No Problem .

Jack Moore de Buzz Feed recopiló algunos los tweets más graciosos a partir del apagón (van traducidos): el enviado por Illuminati: Nosotros no tuvimos nada que ver con esto . El de attackerman: PEOPLE OF GOTHAM (haciendo referencia al mensaje de Bane precisamente en un estadio en Dark Knight Rises). El de NeildeGrasse: No que nadie preguntara pero cada persona adulta emite 100 watts en espectro infrarojo . O Probably Mat Hunan que tuiteó: Este tributo a las víctimas de Katrina invita increíblemente a la reflexión. No lo entendí al principio pero Wow! Me voló la mente .

@rgarciamainou