En México, igual que en la Dinamarca de Shakespeare, hay algo podrido . Y no hace falta vivir una corte corrupta atrapado en una red de intrigas palaciegas para darse cuenta... pero para dimensionar la verdadera magnitud del problema quizá sea necesario ir al teatro.

Quizá sea necesario, en concreto, ir a ver "Sabor amargo", obra de Estela Leñero que se estrena este miércoles bajo la dirección de Claudia Ríos.

Un Hamlet impedido por las drogas

A César (Max Flores), igual que a Hamlet, se le aparece su padre asesinado pidiendo venganza. Pero hasta ahí llegan las similitudes aparentes, pues César no sólo no es un príncipe danés sino un muchacho que vive con su familia en una vecindad pobre del Centro Histórico de la Ciudad de México.

César está impedido para actuar pero porque es indolente y drogadicto, y lo es porque le parece que nada tiene sentido o propósito en la vida.

La otra similitud con la obra de Shakespeare es que en esa familia inmersa en la pobreza las relaciones de poder son complejas y feas.

No hay buenos o malos –dice Estela Leñero-, o víctimas y victimarios . Así, César tiene poder sobre su madre pero está sometido al amante de ella, que es quien le da dinero para conseguir drogas, dinero, que en última instancia viene de la madre, la única que trabaja en la casa, lo cual le da a ella poder sobre todos los demás... Y así

No es didáctica pero aprendes

Claudia Ríos aclara enfática que la obra no es didáctica , que no pretende aleccionar ni nada parecido.

Sin embargo, sabe que el teatro tiene mucho que enseñar.

Cuando vives inmerso... pues en la vida, es como si tuvieras una mano frente a los ojos. No la puedes afocar y ver lo detalles.

Pero con el teatro es como si esa mano se alejara. La ves aquí, en escena. Y puedes distinguir cuántos dedos tiene, las líneas, las arrugas... aquí realmente la ves .

Estela está de acuerdo y precisa que en el teatro cada quien aprende lo que puede.

Pero ese aprendizaje no es intelectual, es emocional. Como el de muchas otras cosas que puedes llamar cultura o entretenimiento, y que son actividades que te alimentan como ser humano .

Arma de doble filo

Estela explica que la fuerza del teatro es un arma de doble filo:

Si tienes una mala experiencia, como es tan fuerte y tan viva, no regresas. No tienes la distancia que puedes tener con el cine o la pintura .

Por eso creo mucho en la difusión dirigida o el perfil, cada obra tiene un público específico .

¿Entonces a qué público invitarías a esta obra?

Con una carrera guiada pro sus preocupaciones sociales, por su militancia y su feminismo que la llevaron a estudiar Antropología, Estela sabe la respuesta:

A personas que estén interesadas en la gente, en defender su integridad .

A personas, siguiendo con Hamlet, a las que no les gustan las cosas podridas ni en su refrigerador ni en su ciudad ni en su país.

[email protected]

Sabor amargo

Foro Shakespeare

Dirección: Zamora 7, Condesa

Fecha y hora: Miércoles a las 8:30

Entrada: $100

Temporada: 19 de mayo al 28 de julio.