Madrid.- El rey de España, Juan Carlos de Borbón, destacó hoy que la obra de la escritora Ana María Matute, que recibirá mañana el Premio Cervantes 2010, tiene un inconfundible selló cervantino .

Al ofrecer en Palacio Real un almuerzo con motivo de la entrega del Premio este miércoles en el Paraninfo de la Universidad de Alcalá de Henares, Este de Madrid, el monarca resaltó que la autora no ha hecho otra cosa que mirar al mundo con asombro .

Indicó que por ese mundo, trasladado a sus novelas, se mueven figuras desvalidas en un horizonte desgarrado por la discordia y el enfrentamiento .

Ella las contempla con esa mirada infantil que descubre la verdad desnuda y que, al reflejarla en el brillo de las palabras como en un espejo pulido, nos conmueve intensamente. Toda su obra tiene ese inconfundible sello cervantino , expresó.

Subrayó que esa asombrada mirada infantil (de Matute) ensancha el horizonte y produce obras como Olvidado rey Gudú , donde una princesa niña planta, frente a su habitación, un árbol mágico, a cuya sombra viven ella y sus amigos, incomprendidos por todos los demás.

La palabra de Ana María Matute nos contagia su temblor ante la realidad amenazante y el gozo de vivir la aventura de los sueños; en definitiva, de la libertad que funda la palabra , sostuvo.

El rey concluyó su mensaje con un brindis por la premiada y por lo que el Premio Cervantes significa como homenaje a esa palabra cervantina que busca defender el ideal de un mundo más justo y solidario .

A la cita acudieron el Premio Nobel de Literatura 2010 y Premio Cervantes 1994, Mario Vargas Llosa; el Premio Cervantes 2006, Antonio Gamoneda; la directora del Instituto Cervantes, Carmen Cafarell; así como académicos y editores de España y América Latina.