Para un primer semestre, por primera vez desde el 2012, la estatal mexicana logró una ganancia neta. Los 120,715 millones de pesos de rendimiento obtenido de enero a junio de este año contrastan con la pérdida por mas de 145,000 millones de pesos en mismo periodo del año pasado.