El Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt) instruyó a los titulares de los Centros Públicos Conacyt, para que cualquier información, actividad, modelo o desarrollo relacionado con el nuevo coronavirus SARS-CoV-2 sea acordado y coordinado a través de dicha institución. Tampoco podrán hacer públicos sus trabajos sin contar con “el respaldo de la entidad coordinadora del sector”.

Por indicaciones de su titular, María Elena Álvarez Buylla, toda actividad relacionada con la pandemia del Covid-19, deberá pasar una especie de filtro y se responsabiliza a los directores generales de los centros de que la información tenga el sello de ambas instituciones y se apoye en los lineamientos del Consejo de Salubridad General.

Este documento firmado por José Alejandro Díaz Méndez, titular de la Unidad de Articulación Sectorial y Regional del Conacyt, con fecha del 6 de mayo, pero recientemente dado a conocer de manera pública a través de redes sociales, asegura que esto es con el fin de evitar “la dispersión de fuentes informativas, la desinformación y la proliferación de noticias sin sustento”, además pide a los equipos de trabajo, conducirse “bajo principios éticos” y a no guiarse “por intereses particulares, mucho menos obtener beneficios personales”.

Esto ha sorprendido a parte de la comunidad científica, pues de acuerdo con distintas voces, los principios arriba mencionados son inherentes a la conducta de un científico y hasta ahora se había demostrado por parte de los centros Conacyt. El reclamo se une a las reiteradas ocasiones en que se ha denunciado la falta de conducción y apertura por parte de la institución solicitante, denominando a este caso como “insólito e inaceptable”.

¿Qué son los centros Conacyt?

El Sistema de Centros Públicos de Investigación del Conacyt está conformado por 27 instituciones, coordinadas sectorialmente, sus ejes fundamentales son:

•Realizar actividades de investigación.

•Formar recursos humanos altamente especializados, principalmente a través de programas de posgrado.

•Transferir conocimiento para promover la modernización y mejora de sectores productivos, públicos y sociales.

•Comunicar a la sociedad la información técnica y científica derivada de las investigaciones.

•Son entidades paraestatales y poseen distintas naturalezas, tamaños, ubicaciones y especialidades temáticas. Esta diversidad le reditúa al sistema en un abanico amplio de posibilidades para la colaboración entre disciplinas y regiones. Es una herramienta del Estado para resolver problemas nacionales a través de sus aportaciones en materia de ciencia, tecnología e innovación, tal como el que ahora enfrentamos con el Covid-19.

Entre los centros afectados por esta decisión que han desarrollado proyectos de investigación relacionados con la pandemia se encuentran, Centro de Investigación y Desarrollo Tecnológico en Electroquímica, Centro de Investigación en Materiales Avanzados, Centro de Tecnología Avanzada, Centro de Investigación y Asistencia en Tecnología y Diseño del Estado de Jalisco, Centro de Ingeniería y Desarrollo Industrial, CentroGeo y Centro de Investigación en Matemáticas, entre otros.

[email protected]