Ochenta y siete personas resultaron heridas cuando fuerzas antimotines desalojaron a los 'indignados' que ocupaban la Plaza de Cataluña de Barcelona.