Las ZEE de México buscan cerrar las brechas regionales creando nuevos polos industriales que atraigan inversiones, generen empleos de calidad, desarrollen cadenas de valor, detonen una demanda de servicios locales y otorguen beneficios a la población.