Londres.- Luego del brillo y boato de la boda real, la reina Isabel II debe prepararse para una reducción de gastos bajo las nuevas medidas de austeridad, advirtieron legisladores el jueves.

El titular del Tesoro, George Osborne, dijo que las medidas sometidas al Parlamento incluyen la reducción de fondos públicos a la familia real en un 9% para 2015.

Bajo el plan propuesto, la casa real recibiría unos 34 millones de libras (55 millones de dólares) en el ejercicio 2013-2014. La cifra es aproximadamente la misma que la actual, y sería una reducción de fondos teniendo en cuenta la inflación.

Bajo las nuevas normas, el monto que recibe la reina de los fondos públicos para cubrir los costos de salarios, palacios, viajes y funciones reflejaría mejor el estado del erario. "Su estado sería tan bueno como el de la economía", dijo Osborne ante la Cámara de los Comunes.

Añadió que la reina ya había autorizado a la Auditoría Nacional examinar las cuentas de su familia y agradeció a la monarca "por abrir los libros".

Osborne dijo que el costo actual de mantenimiento de la familia real equivale a 51 centavos (82 centavos de dólar) anuales por persona.