La comunidad cultural mandó una misiva al presidente de la Mesa Directiva del Senado, Martí Batres para detener la ratificación "fast track" del T-MEC por favorecer un modelo importador de contenidos que convirtió a México en el 4to consumidor de cine estadounidense.

Artistas señalaron que aceptar el tratado supondría estar de acuerdo con la negociación que hizo el equipo al mando del ex Presidente Enrique Peña Nieto "quienes pasaron por alto las demandas y peticiones de la comunidad artística", refiere el documento.

Por lo que exigieron a la nueva administración no acelerar la aprobación del Tratado y en cambio propiciar un debate abierto sobre las desventajas y consecuencias que este traería a la industria cultural, cinematográfica y audiovisual.

"Actualmente, más de un 90% de las producciones cinematográficas que el mexicano consume provienen de Hollywood, mientras que un gran porcentaje de las producciones mexicanas no pueden siquiera llegar a las salas de exhibición, debido al monopolio comercial de las distribuidoras extranjeras que saturan la cartelera", argumentaron representantes de la Asociación Nacional de Actores y el Sindicato de Trabajadores de la Producción Cinematográfica.

Las modificaciones que la comunidad plantea al T-MEC van desde establecer obligaciones a empresas norteamericanas o extranjeras de difusión de contenidos culturales teniendo una oficina local y difundir por lo menos un 30% de contenido nacional en salas de cine, tv y a través de streaming, así como rechazar la reducción del 30 al 10 por ciento de la reserva para el cine mexicano, que es la actual propuesta del tratado.

[email protected]