Con ¡Vale! Bailar danzón, La Secretaría de Cultura activó su versión en CDMX del Vale de cultura con un festival de danzón.

Cómo lo adelantó El Economista, la Secretaría de Cultura desechó la idea de un vale económico y apostó por diferentes actividades artísticas y transmisión en streaming, algo que ya hace la institución.

Según el documento “Programa de Acción Cultural Comunitaria”, se realizarán las siguientes acciones: ¡Vale! Bailar, ¡Vale! Jugar, ¡Vale! Cantar y ¡Vale! Leer.

El programa no se presentó de manera oficial, ni se explicaron sus beneficios, lo que se conoce es un documento que se filtró y (al que tuvo acceso El Economista) que detalla lo siguiente:“Fortalecer los vínculos comunitarios y abrir espacios de expresión, diálogo y convivencia comunitaria mediante el aprovechamiento creativo del espacio público y del tiempo libre. Con criterios de inclusión y pluralidad, se llevarán a cabo actividades de animación en más de 390 municipios del país, en los cuales se programarán de una a tres actividades al mes”.

El documento revela que serán más de 3,000 actividades artísticas y culturales en 390 municipios de las 32 entidades federativas del país.

El famoso Vale de Cultura quedó como una ocurrencia de último minuto de los legisladores que lo incluyeron en el artículo octavo de la Ley General de Cultura y Derechos Culturales, pero sin especificar su funcionamiento ni dotarlo de recursos.

Por eso, María Cristina García Cepeda convirtió el vale de cultura en un programa de actividades que ya ofrece el gobierno federal, tanto como lo hacen los gobiernos estatales y municipales.

La idea del Vale de Cultura le daba la posibilidad al ciudadano de escoger qué hacer en su tiempo libre sobre la oferta total y no con una programación limitada. Se pierde el incentivo económico para el ciudadano y su capacidad de elegir.

Carlos Lara, especialista cultural, opinó: “Cortaron los artículos relativos a este tema y quedó lo que quedó. Una enunciación inoperante. Una verdadera acción gubernamental en esta materia ni siquiera tendría que estar en la ley de cultura, es más un tema fiscal”.

La ley dice: “La Secretaría de Cultura coordinará y promoverá el programa de asignación de vales de cultura con la participación del sector social y privado, de las entidades federativas, de los municipios y de las alcaldías de la Ciudad de México, para incrementar el acceso a la cultura de los sectores vulnerables y que el beneficio llegue a quien lo necesita”. Algo que no se cumplió.

El “Programa de Acción Cultural Comunitaria” detalla que las activaciones y presentaciones artísticas incluyen la participación activa de las comunidades a partir de la música y el canto, la danza y el baile y el fomento a la lectura en espacios públicos.

Así, el Vale de cultura tendrá que esperar a la nueva administración que tendrá que decidir si el Vale de cultura le vale como a la actual secretaría de cultura o lo elimina de la ley.

Lo mejor sería que se active como la ley lo estipula. Un incentivo cultural sin duda que cualquier ciudadano quisiera tener en el bolsillo para decir qué ver, leer, escuchar y disfrutar.

[email protected]