Madrid y Barcelona se encuentran con sus máximas figuras lejos de su mejor forma.