Es indudable que el estado de la lectura en México es parco e indigno, pero mínimo ya podremos saber qué tan mal andamos y no solo se apuntará alguna cifra a ojo de buen cubero , sino que ahora contaremos con una herramienta que permita que la encuesta nacional de lectura se realice de manera permanente y con ello se establezcan parámetros verificables para advertir avances y retrocesos puntuales.

Lo anterior lo anunció José Ángel Quintanilla, director de la Fundación Mexicana para el Fomento a la Lectura A.C., que recibió un cheque por $500,000, monto recaudado en un año por la campaña ¡Ten tu cambio! Libros que transforman, organizada por varias editoriales y que consiste en poner a disposición de los consumidores cuando compran un libro en las principales cadenas de venta, una de dos antologías (en las que se reúnen algunas de las plumas más destacadas del país y con dos enfoques distintos: narrativa y temas científicos) a cambio de $10. En total se vendieron 50,000 ejemplares.

Quintanilla recibió un chequesote color verde con la cifra impresa, sonriente hizo como si lo fuera a meter en el bolsillo de su camisa debajo de su saco color azul marino, y entre líneas dijo: Como en los torneos de Wimbledon . Ya al micrófono mencionó: No. Este esfuerzo fue más largo que un torneo de Wimbledon .

La lectura (y la lectura de comprensión y que es profunda) es fundamental para el crecimiento económico del país", dijo ya en tono serio y, aunque esto no es nuevo para nadie, con sus palabras, Quintanilla hizo, entre líneas, un llamado al sector empresarial y a los responsables de la economía del país a preocuparse por el retorno económico de la lectura , porque esta rebasa un mero asunto de relleno cultural o educativo, instancias a las que el gobierno suele mandar a los menos adecuados para cargos de tal envergadura.

Además de esta estrategia (la herramienta de seguimiento y recogimiento de datos) en la que ahora sí participarán las instituciones gubernamentales (SEP y Conaculta), se realizará una base de datos entre bibliotecas, centros de lectura y ONG's para intercambiar materiales y experiencias, en sinergia a favor del fomento a la lectura, entre otras actividades.

En la campaña participaron las editoriales más grandes que hay en el país (si bien son extranjeras): Mondadori, Planeta, Ediciones B, Norma, Santillana, Urano.

Cabe destacar que no presentan mucha claridad con respecto a la continuidad de su iniciativa. Mencionaron que están trabajando en la forma de renovarla invitando a más editoriales, pero sólo eso.