La asignación de 2,055 millones de pesos para el Programa Presupuestal B003 “Producción y distribución de libros y materiales educativos” en el Presupuesto de Egresos de la Federación (PEF) 2019 es insuficiente para la producción de los libros gratuitos de educación básica, según dio a conocer la Cámara Nacional de la Industria Editorial Mexicana (Caniem).

El monto asignado por el Ejecutivo representa una disminución de 517 millones de pesos respecto al presupuesto anterior para la producción, adquisición y distribución de libros de texto gratuitos para escuelas públicas de los niveles preescolar, primaria y secundaria.

La industria editorial advirtió que el recurso del PEF 2019 destinado a la producción y adquisición de libros no cumplirá con las necesidades  de los estudiantes de escuelas públicas.

“Los fondos que se destinarán el próximo año serán, a todas luces, insuficientes, pues tan solo para la adquisición y distribución de libros gratuitos en escuelas de educación básica, indígenas y telesecundarias requerirán 3 mil 314 millones de pesos”, expresó en entrevista para El Economista Carlos Anaya Rosique, presidente de la Caniem.

Además de que el paquete presupuestal propuesto por el Ejecutivo parece no alcanzar, los gastos operativos de los libros de texto de asignaturas como literatura, inglés y divulgación científica, también se suman otros obstáculos para cubrir la demanda nacional de estudiantes.

Aumento en el papel

Los 517 millones de pesos que se recortarán al programa B003 “Producción y distribución de libros y materiales educativos” sólo iguala el presupuesto anterior, del año 2018, pero para 2019 la industria editorial tendrá incrementos en los insumos tan importantes como el papel, que para el próximo año tendrá un aumento en su precio de 20%. “Tenemos incrementos en los diversos insumos y además hay nuevos libros que tienen algoritmos que establece el gobierno, esto implica mayores recursos”, puntualizó Carlos Anaya Rosique.

Impacto en nuevas generaciones

Carlos Anaya Rosique, experto en la industria editorial en México detalló en entrevista que las implicaciones de un menor presupuesto destinado a los libros de texto no sólo se reduce a una cifra, sino que impacta en la conciencia, preparación y aprendizaje de las nuevas generaciones.

“Los libros cambian a la gente, los libros hacen que la gente se haga reflexiva, que se vuelva autónoma, que se vuelva crítica y es la mejor forma de construir ciudadanía, sobre todo en esas edades, en jóvenes de 13 a 16 años.  Estamos recortando la posibilidad de que los jóvenes vayan más preparados y enterados de lo que sucede en nuestro país”, expresó.

Pero la Caniem también destacó que es con una inversión de mil 800 millones de pesos y un equipo multidisciplinario de 7 mil especialistas (autores, editores, investigadores, ilustradores, iconógrafos, fotógrafos, correctores y diseñadores) se desarrollan y editan los libros de texto gratuitos de secundaria, los materiales de fomento a la lectura y los libros de inglés de nivel primaria, mismos que son autorizados y adquiridos por la Secretaría de Educación Pública (SEP), para ser distribuidos a todas las escuelas públicas del país.

El recorte al presupuesto es también sólo una cara de la moneda de precariedad que se vive en México, en cuanto a la producción de libros, en la reciente Feria Internacional del Libro  de Guadalajara, el mismo organismo que representa a las editoriales mexicanas dio a conocer que la producción editorial en el sector privado cayó 2.2% y junto con la Comisión Nacional de Libros de Texto Gratuitos (Conaliteg) alcanzaron a producir apenas 294 millones de ejemplares. La Caniem aseguró que desde el 2013 se dejaron de comercializar más de 11 millones de libros.

Recorte paradójico

El programa de política pública  B003 “Producción y distribución de libros y materiales educativos” fue ideado, impulsado y desarrollado por el actual presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, cuando fue dirigente nacional del Partido de la Revolución Democrática (PRD) entre 1996 y 1998, al adquirir de las diversas editoriales, libros de texto para los estudiantes de secundaria y distribuirlos gratuitamente en los municipios donde el PRD tenía presencia, lo cual fue replicado posteriormente a nivel federal.

Ahora, en el primer presupuesto que ha mandado al Poder Legislativo ha hecho un recorte a este programa de 20 por ciento.

A fin de brindar certidumbre, la Caniem solicitó a las comisiones de Educación y de Presupuesto en la Cámara de Diputados etiquetar los recursos destinados a la adquisición de libros de texto gratuito del nivel secundaria en  1,350 millones de pesos; al Programa Nacional de Inglés en 140 millones de pesos; y el Programa de materiales de lectura para la educación básica en 558 millones de pesos, pero será hasta el 31 de diciembre que el presupuesto sea definitivo y dado a conocer públicamente con o sin estas consideraciones.

[email protected]