Dos meses después de la fecha prevista, el gobierno federal presentó a Ehécatl 4T y Gätsi, los dos ventiladores creados con tecnología mexicana, para dar respuesta a las necesidades más urgentes en este escenario pandemia. Todo ello, se dijo, reduciendo gastos, aumentando eficiencia y fortaleciendo la independencia tecnológica de México.

María Elena Álvarez-Buylla Roces, directora general del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt), destacó la importancia del desarrollo, que permite al país no depender de la compra a otros países; “a diferencia de gobiernos anteriores, la 4T privilegia la eficiencia, a pesar que se ha reducido el gasto; se trata de dos respiradores con grandes bondades y amplias posibilidades; en cinco meses se logró lo que implica de tres a cinco años de desarrollo; subraya el compromiso del gobierno con la sociedad, la confianza de la población en su gobierno y la toma de decisiones basada en evidencia científica”, expresó en conferencia.

Cabe señalar que fue el 23 de abril cuando el Conacyt anunció que se alistaba la fabricación de cerca de 700 ventiladores de tecnología 100% mexicana, económicos y de alta calidad y seguridad biomédica, los cuales, se esperaba estuvieran listos para el 15 de mayo.

Se detalló que ya se inició con la fabricación masiva de 1,000 de estos dos nuevos ventiladores respiratorios, el Ehécatl 4T, de patente estatal, y Gätsi, en colaboración con la empresa Dydetec. Ambos comparten un alto grado de seguridad biomédica, de calidad, de sensores de control, ventilación controlada por presión y volumen, fácil limpieza, se aseguró.

“Uno está basado en un principio isomórfico con el pulmón, basado en el uso de una bolsa ambú (autoinflable), físicamente muy similar a un pulmón; el otro es un ventilador. Ambos son invasivos, ventiladores mecánicos invasivos de mezcla de gases”, explicó la funcionaria.

Los costos de inversión variaron entre los 200 y 300 mil pesos; “un costo muchísimo más barato del que hubiera implicado adquirirlos en el extranjero”, ya que los que se están ya fabricando masivamente, cuestan 500 mil pesos cada uno, sostuvo Álvarez-Buylla.

[email protected]