La Feria del Libro de Remate en la Delegación Álvaro Obregón ofrecerá, del 12 al 19 del mes en curso, alrededor de siete mil títulos diferentes y libros desde 10 pesos cada uno, provenientes de 50 casas editoriales, que en conjunto representan 200 sellos de todo género.

Al hacer el anuncio formal de la feria, el director de Desarrollo Social de esa demarcación política, Jorge Zepeda Cruz, informó que además de la oferta editorial, el encuentro cuenta con un programa de actividades musicales, talleres, cuenta cuentos y otros atractivos gratuitos.

Explicó, a nombre del delegado Eduardo Santillana Pérez, quien no pudo asistir, que a partir de este año la feria en Álvaro Obregón echa a andar el programa Ven a comprar con... , que consiste en una orientación que darán los autores a los lectores.

Expuso que se trata de una iniciativa que se ha puesto en marcha en otras ferias de libro en la Ciudad de México, con excelente resultado. Escritores asisten a las instalaciones de la feria y caminan entre sus pasillos guiando y orientando al público cobre libros y autores .

De esa forma, abundó el funcionario, asistirán a la Feria del Libro de Remate en la Delegación Álvaro Obregón los escritores Mónica Lavín, Felipe Garrido, Julio Patán, Francisco Hinojosa, Guadalupe Loaeza, Jorge F. Fernández y Armando Ramírez, quienes harán sus sugerencias.

Otro atractivo de la semana que durará la feria de remate de libros que ya pasaron por las librerías y que luego de estar en las mesas de novedades, ofertas y saldos no se vendieron, serán las lecturas en voz alta que harán Alberto Estrella, Helena Baca, Humberto Acevedo y Pino Ruelas.

Por su parte, el presidente de la Cámara Nacional de la Industria Editorial Mexicana (Caniem), Victórico Albores, se refirió a la experiencia que esa institución ha tenido en anteriores ferias.

Ha sido muy buena, pues la Cámara ha logrado disminuir sus inventarios y tener ingresos económicos , afirmó.

Al acto asistió también, en representación de la Sociedad General de Escritores de México (Sogem), el maestro dramaturgo Tomás Urtusástegui, quien pidió que este tipo de ventas incluyan literatura teatral.

Abogó porque se venda al público de las ferias de libros aquellos títulos de obras escénicas para que los lectores de literatura aprendan a leer teatro . En México no se hace porque no se acerca al público el cúmulo de obras que hay sobre ese género, reflexionó.

Finalmente, el decano de los dramaturgos mexicanos se pronunció por llevar las ferias de libros a todas las ciudades, pueblos, villas y rancherías del país, para que no se diga que México es un país que no lee. ¿Cómo va a leer la gente si la actividad literaria se concentra en la capital del país? .