Este indicador depende de dos elementos fundamentales, del dinamismo de la actividad económica y de la evolución de la población demográfica.