Miembros de la comunidad cinematográfica en México ven en la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) una oportunidad para que el cine mexicano resurja y se arreglen problemas de hace más de 20 años.

Los mexicanos no hemos sido los beneficiados del TLCAN, son las empresas trasnacionales las que se han enriquecido gracias a la baja de impuestos y al control del mercado con prácticas anticompetitivas que dañan la libre competencia y arruinan a sus competidores... Con este tipo de prácticas perdimos todos, en principio, los pueblos: el de México, el de EU y el canadiense. En seguida las pequeñas y medianas empresas de todos los países inmiscuidos y por último la cultura del mundo al imponerse una pobre visión unipolar sobre la variedad de la multiculturalidad que nos enriquece siempre , señaló en su intervención el cineasta Victor Ugalde, presidente del Observatorio Público Cinematográfico Rafael E Portas.

En la mesa celebrada el lunes por la noche en la Cineteca Nacional, bajo el nombre de El TLC y el futuro del cine mexicano , Marcela Fernández Violante, secretaria general del Sindicato de Trabajadores de la Producción Cinematográfica, recordó las batallas de la comunidad cinematográfica del país.

Nos peleamos con Canacine, con la Motion Pictures, era un choque de ferrocarriles desbocados, y no cedimos, la gente nos apoyo mucho y conseguimos una mejor ley y apoyos al cine mexicano.

Hoy espero que eso no se olvide y volvamos a dar la lucha. El cine mexicano no está de acuerdo con sólo 10% de pantalla, ni con el duopolio que existe en la exhibición. No nos vamos a dejar . ?Por su parte, Ramón Obón, ex director jurídico de la sociedad General de Escritores de México y experto en el tema:

El cine estadounidense es un factor preponderante en la exhibición, por lo que no se pueden promover las películas mexicanas. Cuando se firmó el TLCAN existía una reserva de 30% de pantalla para el cine mexicano. Pero es tal la voracidad de las empresas estadounidenses que lograron disminuir eso hasta 10%; es como si invitas a tu casa a una persona y tú acabas durmiendo en el cuarto de servicio. Hay un problema de abuso de derecho y competencia desleal con el cine mexicano que debe salir del tratado porque es un bien cultural; las películas reflejan nuestra idiosincrasia y no podemos verlas porque hay un acaparamiento de las salas por parte de los grandes estudios y monopolios disfrazados .

El incierto futuro de México

Entre las propuestas para renegociar o salir del TLCAN se encuentran:

Tomar una medida de emergencia por competencia ruinosa y amenaza de daño serio a la industria cultural cinematográfica nacional por parte de las empresas estadounidenses, creando un arancel temporal de acuerdo al daño causado.

Cumplimiento irrestricto al artículo 19 de la Ley Federal de Cinematografía en las 178 plazas en las que se proyecta el cine estadounidense de forma abusiva e ilegal.

Utilizar, en beneficio de toda la cultura del cine y el audiovisual, los demás mecanismos para defender la propiedad intelectual y combatir las prácticas contrarias al libre mercado establecidos en dicho acuerdo. Entre otras ideas.

En tanto, si el TLCAN se renegocia, convocar a todos los integrantes de la cadena productiva de las comunidades del sector cultura a que, después de un análisis por área, elaboren un diagnóstico y un proyecto de desarrollo en beneficio de México.

Se mantenga la obligación de 30% de tiempo de pantalla para nuestro cine, mientras se reforman las leyes de cine y de radiodifusión para su cabal cumplimiento.

Se pongan más requisitos a las reglas de origen en materia de propiedad intelectual para acceder como nación más favorecida, tomando en cuenta las asimetrías con nuestro vecino del norte.

Cuando inicien las negociaciones, será obligatorio para el gobierno mexicano invitar al cuarto de al lado a las cabezas de los sectores culturales que serán materia de la renegociación.

En el supuesto de que el presidente de EU comunique que se cancela el TLCAN (lo que se consumaría seis meses después de recibida dicha notificación) exigimos:

Restablecer los aranceles vigentes antes de la existencia del TLCAN; por ejemplo, el impuesto a las importaciones temporales al valor del costo de las películas y programas de televisión que se introducen al país por cualquier medio, el impuesto sobre espectáculos públicos, etcétera.

Cancelar los tratados de doble tributación México/EU y que las empresas paguen el ISR por concepto de transferencias de regalías a sus empresas matrices.

Recuperar 50% del tiempo de pantalla para el cine mexicano y del mundo entre otras medidas.

El anuncio del presidente Donald Trump de renegociar o salirse del TLCAN despertó a la industria cinematográfica en México, que buscará la manera de participar en el tema.

La Academia Mexicana de Artes y Ciencias Cinematográficas realizará una serie de mesas sobre el TLCAN, tema que también será abordado en el foro que el periódico El Economista y el Grupo de Reflexión sobre Economía y Cultura (Grecu-UAM) organizan bajo el nombre de El Sector Cultural: Propuestas para Un Nuevo Tratado Comercial con Estados Unidos, el lunes 17 de abril, a las 10 de la mañana, en la Casa Rafael Galván de la UAM (Calle Zacatecas 94, Roma).

Para renegociar

  • Invitar a todos los integrantes de la cadena productiva de las comunidades del sector cultura a que, después de un análisis por área, elaboren un diagnóstico y un proyecto de desarrollo en beneficio de México.
  • Mantener la obligación de 30% de tiempo de pantalla para nuestro cine, mientras se reforman las leyes de cine y de radiodifusión para su cabal cumplimiento.
  • Más requisitos a las reglas de origen en materia de propiedad intelectual para acceder como nación más favorecida, tomando en cuenta las asimetrías con nuestro vecino del norte.
  • Cuando inicien las negociaciones, será obligatorio para el gobierno mexicano invitar al cuarto de al lado a las cabezas de los sectores culturales que serán materia de la renegociación.

Si México sale

  • Restablecer los aranceles vigentes antes de la existencia del TLCAN; por ejemplo, el impuesto a las importaciones temporales al valor del costo de las películas y programas de televisión que se introducen al país por cualquier medio.
  • Cancelar los tratados de doble tributación México/EU y que las empresas paguen el ISR por concepto de transferencias de regalías a sus empresas matrices.
  • Recuperar 50% del tiempo de pantalla para el cine mexicano.

vgutierrez@eleconomista.com.mx