A pesar de tener ofrecimientos, el equipo de la película mexicana Somos Mari Pepa decidió rechazar a las dos principales cadenas de cine en México y aventurarse en un circuito independiente.

¿Un suicidio? ¿O parte de una estrategia que podría darles buenos resultados? Su director Kishi Leopo y su productor Toiz Rodríguez coinciden en que lo hacen para que a su película le vaya mejor que a otras producciones mexicanas.

Es mucha inversión de dinero con la distribución y echarte mucho tiro con los exhibidores, que sabemos nos van a sacar en cuanto se estrene la nueva de La Guerra de las Galaxias , dijo en entrevista Leopo.

Por su parte, Toiz opinó: Nosotros necesitábamos alguien que la viera con cariño, no queríamos ser parte del catálogo de una compañía grande que nos pudiera una semana en 10 salas y en malos horarios. Queríamos alguien que nos ofreciera un nuevo modelo de distribución y exhibición .

Uno de los principales obstáculos para las películas mexicanas es el famoso impuesto VPF (Virtual Print Fee), un impuesto sobre la copia digital que pagan los productores de las películas a los exhibidores como Cinemex o Cinépolis.

Es muy caro para nosotros, se pagan cerca de 600 dólares por cada copia. Imagínate, vamos a salir con 30 copias, hubiera sido mucho dinero para nosotros. Pero bueno, y aunque pagues eso, los exhibidores luego te ponen en horarios malos y te sacan en una semana , agregó el productor.

Somos Mari Pepa es una película medio punk, hecha de manera artesanal en Guadalajara y sin actores profesionales que aborda la vida de Alex, un adolescente de 16 años que vive con su abuela y que sueña con una banda de rock, trabajo y, claro, sexo. Todo en un panorama urbano entre toquines y mucho desmadre.

La película se hizo con recursos propios, con la participación de mucha gente y la exhibición tenía que ser así. Nuestro público va a buscarla en salas independientes, no va en busca del blockbuster , explicó Toiz Rodríguez.

La estrategia de Somos Mari Pepa es colocar su película en la Cineteca Nacional, Cinematógrafo del Chopo, Cine Tonalá, Cinemanía Loreto y llevarla al interior de la República Mexicana.

Creo que es necesario que el cine mexicano tenga un circuito alterno de exhibición. Porque sí hay demanda, siempre hay gente que busca otro tipo de cine que no sea Hollywood , comentó el director de la película.

Finalmente, Kishi Leopo aseguró que Somos Mari Pepa es una película divertida.

Es fresca, honesta, donde el espectador va a sentir nostalgia y se van identificar porque es una historia mexicana y es una opción distinta para entretenerse y hasta llorar un poquito sin que sea una película densa o pesada... yo sé que la van a disfrutar .

En somosmaripepa.com hay un concurso donde el público pude hacer un cover de una canción que aparece en la película y ganar una guitarra, así como de informarse sobre los cines y las plazas donde se exhibirá una pequeña película que decidió darle la espalda al duopolio de la exhibición.

[email protected]