Para estas horas es posible que el IFE haya dado algún tipo de resultado que, por supuesto, deja inconforme a tal o cual mayoría. Sin embargo, pienso que los discursos y afrentas de esta elección nos tienen cansados.

Por ello, el presente Marcapasos no hablará de política y cosas peores, así sean culturales. Transcribo de unos de mis libros inéditos un poco de pedacería literaria o, como dirían los clásicos, literatura fragmentaria, que espero les provoqué siquiera un poco de placer y descanso.

  • La victoria no tiene cabeza ni brazos, sólo alas y cuerpo.
  • La espina dorsal del dinosaurio es la escalera a la prehistoria.
  • Al atardecer, cuando las ramas se pueblan de pájaros, los árboles se convierten en gigantes gritones.
  • Fumar es un acto de ilusionismo en el que el cigarrillo desaparece.
  • La Plaza México es en apariencia un ruedo taurino, cuando es en realidad una pista de aterrizaje de platillos voladores.
  • Su mirada era diáfana, un cristal. ?Estaba ciego.
  • Uno no inventa a sus personajes, los personajes lo inventan a uno: Dios.
  • Era honorable por el simple hecho de ejercer el oficio más antiguo de la humanidad.
  • Se creía europeo. Por eso desayunaba enchiladas suizas.
  • El libro Pedro Páramo es un baúl de cadáveres.
  • No hay vacío más profundo que la frase hecha.
  • Ababa no es la onomatopeya de un idiota, sino un tipo de amapola.
  • A los surrealistas les gustaba hacer cadáveres exquisitos. Nunca se caracterizaron por su buen paladar.