En vacaciones uno puede escoger el típico libro gordo para llevarse a la playa y morir en sus páginas, o escoger un libro cortito y rápido de leer para sentir que se lee pero no se deja de hacer otra cosa. Sea una cosa o la otra, aquí tres recomendaciones para leer en estos días de guardar(se).

Stephen King se roba el show

King siempre será una buena idea para pasar el tiempo. Su mayor virtud es esa: escribir libros de los cuales se pasa la página volando sin darse cuenta. King es un robashows, cuando uno lo lee todos los demás bestsellers palidecen.

Cualquier libro de King sirve para llevarse de viaje pero esta vez la recomendación es para 11/22/63 (Simon and Schuster), un reescritura de la historia. ¿Se podría haber evitado el asesinato de John F. Kennedy? King reimagina la historia y dota a su protagonista del poder de viajar en el tiempo para conocer a Lee Harvey Oswald y, quizá, detenerlo antes de que cambie la historia de la Guerra Fría. Una novela más que satisfactoria.

Los crímenes de Latinoamérica

Latinoamérica criminal (Random House) es una delicia de libro. Son trece relatos de crimen escritos por autores hispanoamericanos que originalmente fueron publicados por la revista estadounidense McSweeney’s, la revista de literatura independiente más importante de Estados Unidos.

La colección incluye relatos del guatemalteco Rodrigo Rey Rosa, que escribe el cuento “1986”; el chileno Alejandro Zambra con “Hacer memoria”; el mexicano Juan Pablo Villalobos que aporta “América” y el peruano Santiago Roncagliolo con su relato “La cara”.

Como dice Daniel Galera en el texto introductorio del libro, antes para hablar de Latinoamérica bastaba con hablar de exotismo tropical, pobreza, dictaduras y Roberto Bolaño. Pero como la región, la literatura latinoamericana ha ido cambiando desde los años 90 y por eso el valor de estos cuentos policiacos que desafían formas y temas.

Y uno de sci-fi

La ciencia ficción, dicen, es literatura de nicho. Eso quiere decir que solo le interesa a una poquita gente y que los demás podemos vivir de sobra bien sin tocar nunca un libro de robots y futuros postapocalípticos.

Ha llegado el momento de desafiar ese prejuicio. Las novelas de ciencia ficción son todo un universo por descubrir, sobre todo si son tan buenas como Parabel of Sower (Seven Stories Press), de Octavia E. Butler.

Sin revelar mucho de la trama porque está llena de sorpresas, esta es la historia de Lauren Olamina, una adolescente del futuro (el año es 2025, ay, ya no tan lejano) que tiene que sobrevivir a un mundo devastado después de que su pueblo es atacado por una horda de bárbaros. Lauren padece de un mal extraño: la hiperempatía, que le permite sentir el dolor ajeno en carne propia.

Si la ciencia ficción no es lo suyo, léala como una novela de madurez. Seguimos a Lauren en su camino hacia la adultez y la tan manida pérdida de la inocencia.

concepcion.moreno@eleconomista.mx