“La EPOC no es una enfermedad nueva, pero en los últimos años hemos visto incrementos en la prevalencia e incidencia bastante importantes, hoy en día es la tercera causa de mortalidad a nivel mundial y pareciera ser que pocas personas lo saben”, dijo Marco Polo Macías, médico especialista en neumología, broncoscopia y gerente médico respiratorio de GSK.  

Sabemos que el consumo de cigarro o estar expuesto a éste, es la primera causa, sin embargo, también existen otros factores como exposición crónica al humo de biomasa (leña o carbón), prácticas muy recurrentes en países como México. 

“En pleno 2020, el reto es enorme pues tenemos muchos pacientes con este padecimiento que están en riesgo frente a la pandemia de Covid-19”, indicó el especialista; no es lo mismo un paciente sano, que uno de 60 años con EPOC, el pronóstico es distinto y el nivel de gravedad que va a desarrollar es diferente, con potenciales complicaciones y un alto impacto en el grado de mortalidad.  

Ante este hecho, el doctor Macías asegura que la forma de evitar complicaciones es a través del cuidado, “las medidas de aislamiento y de protección son fundamentales, tratando de tener el menor contacto con el exterior. Ninguna precaución es menor para estos pacientes, hay que tratar de evitar llegar a complicaciones y son medidas muy efectivas”. 

Recalcó el uso de cubrebocas, careta, evitar lugares cerrados y si no, que estén ventilados, evitar reuniones sociales, con familiares y hacer uso de la tecnología para la comunicación; por otro lado, continuar con el tratamiento de base, pues “no es lo mismo que le dé covid a un paciente con Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica (EPOC) con tratamiento adecuado, ininterrumpido y con monitoreos constantes, que una persona que no está protegida por esta vía”.  

Desafortunadamente el subdiagnóstico no sólo en México, sino en el mundo, es tan alto como un 70%, “esto es alarmante porque la prevalencia en México es de 7.9%, entonces estamos hablando de millones de pacientes que andan por ahí con la enfermedad sin saberlo”. A esto se le agregan los pacientes que saben que algo anda mal pero no quieren acudir al médico pues saben que la primera indicación será dejar de fumar. Por ello la invitación es a tomar conciencia del impacto. 

Aunque la pandemia ha paralizado muchas actividades, los pacientes con EPOC no paran, incluso este momento ha permitido una especial atención por la salud respiratoria, “ hay una conciencia social que debemos aprovechar para, por un lado, incitar a los médicos a detectar estos casos, y por el otro promover entre las personas la atención de su salud”.   

El doctor Macías concluye que  si se tiene un paciente en la consulta general con más de 40 años, síntomas respiratorios constantes o intermitentes y tienes un factor de riesgo identificable, es obligatoria la solicitud de una espirometría, prueba que va a permitir al médico generar un diagnóstico y pronto tratamiento. 

nelly.toche@eleconomista.mx

kg