¿Por qué todas las historias de asimilación cultural según ?Hollywood son iguales? Ya saben: niño pobre es adoptado por familia blanca, crece y de repente quiere saber su pasado, sigue un periplo heroico persiguiendo su pasado y ¡bam!, una historia de elevación espiritual.

Sin spoilers les acabo de resumir Un camino a casa, película multinominada. Tiene menciones, ni más ni menos, como mejor película, mejor actor de reparto para Dev Patel y mejor actriz de reparto para Nicole Kidman. También el guión está en la terna para llevarse el premio y lo merece. La historia nunca pierde tensión.

Un camino a casa cuenta la historia real de Saroo, un niño indio que se subió al tren equivocado y acabó a 1,600 kilómetros de su casa;llega a un asilo donde una pareja de australianos lo adopta. La mamá nueva es Nicole Kidman.

Saroo crece como un australiano de sangre pura, tiene esa suerte. De su vida anterior no se acuerda. Hasta que se acuerda.

Saroo vuelve a su pasado gracias a un dulce tradicional indio. Se acordó de su hermano mayor, Guddu, de su madre, que trabajaba cargando rocas, de su hermana menor. De su pueblo donde bebía leche de cabra y siempre estaba hambriento. Guddu y Saroo se dedicaban a robarle carbón al tren local. Era una vida divertida, si bien triste.

¿Triste? Es cierto que la cinta retrata la pobreza de la India pero el gran acierto de Garth Davis, el director, es no regodearse en esos infortunios. ¿Recuerdan Slumdog Millionaire? Otra película protagonizada por Dev Patel.

Un camino a casa está basada en las memorias del verdadero Saroo Brierley, que vivió esa odisea para localizar su villa natal, de la cual ni siquiera recuerda bien el nombre.

Si bien Un camino a casa no es un filme muy original, eso no la hace una mala película.

Por cierto, si se preguntan por qué el título original de la cinta es Lion, quédense hasta el final. Obtendrán su respuesta.

[email protected]