Los contratos en concurso incluyen campos maduros, es decir, son proyectos ya en producción que han tenido flujos positivos y donde las inversiones ya han sido deducidas.