“Odio el odio y amo el amor”. Una tautología bastó al poeta Ernesto Cardenal para agradecer el homenaje que le rindieron la Secretaría de Relaciones Exteriores y la Secretaría de Cultura del gobierno de México y para expresar la razón de su presencia en el encuentro latinoamericano “México ante los extremismos: el valor de la cultura frente al odio”, que concluyó en la cancillería con el tributo al autor nicaragüense de Cántico Cósmico.

Cardenal agradeció el homenaje “inmerecido”, porque, dijo,“yo no soy autor de una gran poesía; a mí no me brota espontáneamente la poesía, lo logro con mucho trabajo. Mi poesía no es grande, o si lo es, en todo caso, es de una grandeza pequeña, quiero decir relativa, y lo es por razones extraliterarias”.

“Estamos aquí reunidos contra el extremismo y el odio; yo no soy extremista, exigir democracia no es extremismo, o es un extremismo válido; y contra el odio, tengo un dios que es el de Jesús, que es amor, puedo decir que odio el odio y amo el amor”, remató un discurso de poco más de tres minutos.

Momentos antes, el canciller Marcelo Ebrard manifestó: “Estamos muy contentos de rendirte este homenaje, por tu congruencia, integridad, tu poesía y por todo lo que significas para América Latina y el Caribe”.

“Ante una realidad en la que el mundo parece organizarse a partir de odios mutuos, nosotros nos hemos preguntado en este foro: ¿cómo organizamos el futuro?, y precisamente tu contribución a esta conversación es la que nos tiene hoy aquí rindiéndote este homenaje”.

Por su parte, la secretaria de Cultura, Alejandra Frausto, lo definió como “maestro de la palabra, pero también maestro de la acción de primera línea, activista comprometido y ejemplo de congruencia”.

Y aseguró: “Ernesto Cardenal es un hombre que siempre ha celebrado el poder de la cultura, su valor frente al odio, su acción transformadora para alcanzar la libertad y la ansiada paz. Su obra es una muestra de cómo el arte puede ser una herramienta para mejorar el mundo”.

Finalmente, la secretaria Frausto le extendió la invitación para que el año próximo, en ocasión de sus 95 años, su obra escultórica se exhiba en el Centro Cultural Los Pinos. “Porque a él le unen lazos de amor y de creación muy fuertes con México”.

Previo a las intervenciones, el poeta escuchó emocionado, en voz del actor Héctor Bonilla y Sofía Álvarez, fragmentos de su poesía compilada en el libro Canto a México, que acaba de editar el Fondo de Cultura Económica.

Una poesía que, como expresó Laura Elena González, directora de Cooperación Cultural de la cancillería, “se funda en la compasión y se combina intachablemente con una interpretación histórica y dialéctica, donde abundan los motivos indigenistas y cosmológicos”.

[email protected]