Managua.-Nicaragua recordó la vida y obra de su poeta Rubén Darío (1867-1916) como la de un escritor "visionario" y "antiimperialista", con profunda sensibilidad social y defensor de la identidad nacional.

"Darío fue un visionario, un profético" cuando en uno de sus poemas "escribió que Estados Unidos es (era) el futuro invasor de la América ingenua, y la historia demostró que tenía razón", afirmó el presidente del Congreso nicaragüense, René Núñez, durante una ceremonia con motivo del 145 aniversario del natalicio del poeta.

Darío también "fue un unionista centroamericano, un hombre que descubrió los lados negativos del capitalismo (...) un poeta muy intelectual que denunció los atropellos contra la soberanía nacional", rememoró por su lado el escritor e historiador nicaragüense Julio Valle, en su intervención ante el parlamento.

"Rubén es uno de los pocos poetas que explicó (en sus obras) la significación y el alcance de su propia producción, en la que expresó con claridad su latinoamericanismo y su antiimperialismo", destacó el jefe de la bancada oficialista, el diputado sandinista Edwin Castro.

El "Príncipe de las letras castellanas", como ha sido llamado, nació en 1867 en ciudad Darío (norte), vivió su niñez en la colonial ciudad de León, cuna de la intelectualidad nicaragüense, en la que también yacen sus restos.

Darío fue un hombre con ideas progresistas y liberales, que se formó bajo la influencia de clásicos de la literatura francesa y encabezó movimientos literarios modernistas en Chile, Argentina, España y Nicaragua.

Los homenajes con motivos del aniversario se concentrarán en León, 90 km al noroeste de la capital, donde destacados intelectuales nacionales y extranjeros expondrán esta semana sobre su legado y sus principales obras: Azul (1888), Prosas Profanas (1896), Cantos de Vida y Esperanza (1905) y su ideario político y social.

BVC