Una mayor participación de los padres, “quienes ejercen una paternidad responsable”, contribuye a cerrar las brechas de desigualdad de género, así como avanzar hacia sociedades justas, igualitarias y libres de violencia para las mujeres y las niñas, informó el Instituto Nacional de las Mujeres (Inmujeres).

En ese sentido, la dependencia que encabeza Nadine Gasman, expuso que es de vital importancia que los hombres reflexionen sobre nuevas formas de ejercer sus masculinidades y rompan con roles e ideas estereotipadas que encasillan a los papás solamente como proveedores del sustento económico de sus hijas o hijos, limitando sus oportunidades de tener paternidades plenas con vínculos afectivos, respetuosos y corresponsables con los cuidados.

En este día es fundamental hablar del trabajo de cuidados y asumirlo como actividades que generan el bienestar colectivo, como son las labores domésticas, el cuidado de la salud, la enseñanza o el apoyo psicológico de quienes integran las familias, por ello es importante generar cambios a nivel público y privado para que éstas actividades no recaigan desproporcionadamente sobre las mujeres.

De acuerdo con la Encuesta Nacional sobre Uso del Tiempo (ENUT) 2019, en México, las mujeres realizan en promedio a la semana, 25 horas más de trabajo no remunerado de cuidados que los hombres; en contraste, los hombres dedican 48 horas a la semana al trabajo remunerado y las mujeres sólo 38 horas.

Estas cifras muestran que el trabajo de cuidados es causa de muchas desigualdades que viven las mujeres, como la falta tiempo para acceder al mercado de trabajo, a la educación y capacitación, a participar en la toma de decisiones e incluso a tener tiempo propio para su autocuidado.

En ese sentido, “es apremiante avanzar hacia la corresponsabilidad en los cuidados con un mayor involucramiento de los hombres, pero también transformando los factores estructurales que impiden que los cuidados sean reconocidos, valorados y redistribuidos de manera equilibrada, para que mujeres y hombres puedan ejercer sus derechos con igualdad”.

Es necesario incluir las paternidades responsables en leyes, programas, políticas e inversiones públicas y privadas que propicien una mayor participación de los hombres en actividades relacionadas con el cuidado y la crianza de hijas e hijos mediante licencias parentales y arreglos laborales flexibles, combinados con cambios en las instituciones, a fin de que se brinden servicios de calidad para el cuidado de niñas y niños, personas mayores, con discapacidad y para todas aquellas personas que requieran cuidados.