Si siente de pronto unas ganas incontrolables de tocar piano y no tiene uno, podrá hacerlo gratuitamente en 50 lugares de la ciudad de Nueva York, desde el paseo marítimo de Coney Island hasta el Museo Metropolitano.

``Tócame, soy tuyo'', una instalación de arte que recorre el mundo, realizará su primera parada estadounidense el lunes. Durante dos semanas, los interesados podrán tocar pianos alrededor de la ciudad, en populares lugares como el Lincoln Center, el Puente de Brooklyn, la terminal de ferrys de Staten Island y Central Park.

El concepto, ideado por el artista británico Luke Jerram, ha llevado el total más de 130 pianos a parques, plazas y estaciones de autobús desde el 2008, en ciudades que incluyen Londres, Sydney y Sao Paulo. Y ahora le llegó el turno a Nueva York, anunció el alcalde Michael Bloomberg el jueves.

``Va a haber una cantidad enorme de talento aquí'', dijo Jerram en una entrevista. ``El piano de hecho es un lienzo en blanco para la creatividad, así que espero que la ciudad lo disfrute''.

La instalación en Nueva York será la más grande que se haya hecho de este proyecto, con exactamente el doble de los 30 pianos que se colocaron en Londres el año pasado.

Cada uno de los 60 pianos a instalarse en Nueva York contará con personal responsable de su cuidado, con tareas que incluyen abrir el teclado a las 9 a.m. todos los días y tapar el instrumento con una lona pesada en caso de lluvia.

Los pianos fueron donados para la causa y han sido pintados y decorados por distintos artistas.