Los museos y las iglesias se han convertido en los lugares favoritos de los saqueadores del patrimonio cultural, aseguraron hoy autoridades del Consejo Internacional de Museos (ICOM) e Interpol.

Durante la presentación de 'Lista Roja de los Bienes Culturales en Peligro de Centroamérica y México', Julien Anfruns, director general de ICOM, y Jean Pierre Jouanny, representante de la Interpol de Lyon, Francia, afirmaron que el tráfico de bienes culturales de México y Centroamérica ha ido en aumento en los últimos años, lo que calificaron de alarmante.

En el acto celebrado en el Museo Nacional de Antropología, Anfruns afirmó que la presentación de esta lista obedece a una lucha en contra del saqueo y destrucción de los sitios arqueológicos de la región y el robo de objetos de iglesias y museos, así como prevenir el tráfico ilícito.

Lo anterior con el fin de contribuir con las autoridades policiales, judiciales y aduaneras en favor de la protección del patrimonio cultural de estos países.

Esta lista, elaborada por expertos de México, Guatemala, Belice, El Salvador, Honduras, Nicaragua, Costa Rica y Panamá, se ha concebido como un instrumento que ayude a los museos, comerciantes de arte, coleccionistas, funcionarios de aduanas y policías en la tarea de identificación de objetos que pudieran haber sido exportados ilegalmente o ser susceptibles al tráfico ilícito.

Por su parte, el director del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), Alfonso de Maria y Campos, mencionó que la lista tiene dos objetivos: por un lado, promover entre los ciudadanos y gobiernos del continente la toma de conciencia sobre la fragilidad de patrimonio cultural; y por otro, incrementar la cooperación internacional para combatir el tráfico ilícito de los bienes culturales.

'Se busca crear un referente que guíe la labor de los funcionarios, de la policía, inspectores de aduana, así como de los comerciantes de arte, profesionales de los museos, subastas y coleccionistas a identificar bienes culturales que son objeto de exportación y compraventa ilegal', señaló.

En ocasión del lanzamiento de la presente lista, se organiza una campaña de sensibilización que recalca la importancia de colaboración regional para prevenir el tráfico ilícito.

Para De Maria y Campos, con la campaña de sensibilización se promueve además, el uso de la norma 'Objet ID' (objeto identificable, con los profesionales de los museos).

'Es necesaria esta identificación para poder recuperar bienes, ante tribunales de muchos países. Con esta campaña, se promoverá el que los bienes culturales sigan siendo valorados como piezas clave en la situación contemporánea', dijo el funcionario.

De nueva cuenta, Anfruns indicó que la circulación de los bienes culturales y obras de arte entre las distintas naciones, es un vector esencial de paz y tolerancia entre los pueblos, no obstante, esta circulación a nivel internacional no puede ni debe justificar la privación de los pueblos de su identidad cultural.

En su oportunidad, el también consultor de ICOM, Jean Pierre Jouanny, sostuvo que el primer paso para detener el tráfico de bienes culturales es fortalecer el control a través de una Policía de Patrimonio Cultural.

'Es vital que en cada paso fronterizo se tenga una oficina de control de patrimonio a cargo de una policía especializada que cuente con los insumos suficientes para detectar el tráfico ilícito', acotó.

'Además es vital que existan fiscales especializados que cuenten con un marco legal que permita sancionar de manera adecuada este delito', consideró.

En la lista dada a conocer por ICOM y en la que se presentan un total de 109 obras entre concha y hueso, cerámica, metales, lítica, pintura, escultura, documentos y platería, describe varios objetos en peligro que pueden ser sujetos de compraventa ilícita en el mercado de antiguedades.

'No es una lista extensiva de cada objeto, solamente son tipos de objetos que pueden estar en peligro', aclaró Anfruns.

Debido a la gran variedad de objetos, formas, estilos y periodos, la 'Lista Roja de bienes culturales en peligro de Centroamérica y México' no es exhaustiva y cualquier antiguedad proveniente de la región, deberá considerarse de origen sospechoso y ser objeto de especial atención y medidas de cautela.

Los 109 objetos que presenta, a decir de los presentadores, están protegidos por las legislaciones de cada país que de manera específica prohiben su tráfico, exportación y venta.

Tanto autoridades del INAH como de ICOM reiteraron su llamado a museos, casas de subasta, comerciantes de arte y coleccionistas, para que no los adquieran, y a que se denuncie la presencia ante las representaciones diplomáticas de cada país, así como a las autoridades policíacas locales e Interpol.