A pesar de que las mujeres trabajan más horas que los hombres (por cada 10 horas de trabajo remunerado y no remunerado de ellas, los hombres realizan 8.3, según el Inegi), sus salarios suelen ser menores.